Gerona, la Grande para la tranquilidad. Ciudad calmada


La sencilla Gerona para pasear, soñar un poco, escuchar el silencio y templar los nervios. La Gerona para creer que no ha pasado el tiempo y que todavía es posible imaginarse caballos por las calles empedradas.