Una garza blanca paseando por Zaragoza, por Vadorrey


A veces las riadas traen pequeños viajeros inesperados que llegan a las ciudades buscando la calma, las aguas no bravas. Esta garza blanca está paseando por la Zaragoza mas céntrica y es bien recibida pues demuestra que la naturaleza tiene muchas aristas.