Todos deseamos ser aves de vuelo largo


A veces se trata de intentar conquistar el cielo antes que la tierra. Creer que es lo mismo izarnos sobre nosotros mismos que aprender a volar para podernos escapar del suelo. Es posible que en nuestro interior todos deseemos ser aves de vuelo largo, dioses en minúscula o incluso Ángeles de espada. En todos los casos lo que mejor hacemos es simplemente intentarlo.