Podría decirte tanta cosas… que no quiero hablar

Puedo decirte tantas cosas… que como te miro a los ojos ya no te digo nada y te digo todo. 

Hablar con la mirada es hablar sin idiomas, sin voz, es hacerlo desde dentro.

Sacar desde dentro los sentimientos y sin hablar, es hablar para una sola persona y sin pronunciar palabras.