Los granos son peligrosos por lo que tienen dentro


La suciedad de los granos no es la que sale, sino la que se queda dentro. Sucede como con las ideas, con los sentimientos, con las sensaciones no expresadas.

Lo peligroso no es lo que se ve, sino lo que se esconde dentro del silencio. Si no sacas el pus, se multiplica por dentro y te come las ideas buenas.