Barcelona que mira y se deja mirar por las tardes


Pasear siempre es descubrir. Aunque hayas pasado mil veces por el mismo espacio. La luz, los movimientos, tu posición, tu estado de ánimo te muestra unas cosas u otras. Por eso andar mirando, pasear observando, siempre nos devuelve algo diferente a lo ya visto.