Un capullo que se ha puesto rojo, muy rojo


Ser un capullo no siempre está mal visto, depende del color, del tamaño del capullo y sobre todo de sus intenciones. Una flor roja puede ser amenazante o muy bella. Curiosa y extraña. También depende de tus experiencias con los flores… y con los capullos.