La soledad no es estar solo


Miramos al horizonte y creemos ver lo que allí nos espera, pero en verdad lo único que existe para nosotros es lo que tenemos alrededor.

Siempre estamos solos, incluso cuando estamos acompañados de otros. Nacemos y morimos solos, como algo habitual, normal pero que no queremos llegar a entender.

Estar acompañado no evita que sigamos estando solos.