El sucio mundo de las texturas sin motivos


El mundo de las texturas no tiene fin, es sorprendente y extraño, inquietante a veces en ese mundo de la fotografía macro, pero a veces aburrido para algunos espectadores. Sucio incluso, absurdo y sin sentido. Pero dentro de cada textura existen decenas de posibles vidas animales que se mueven y no vemos. 

Para nosotros son texturas, pero para otros seres son sus habitáculos, sus espacios de movimiento. No los vemos, pero da igual. La Tierra vista desde el espacio es también una textura. Todo depende del lugar desde donde se mira lo que nos rodea.