Encrucijada en la vida de una transeúnte, de David Sark

Esta fotografía del artista David Sark la ha titulado "Encrucijada de su vida", un fotógrafo de la calle, de la noche y sobre todo de la lluvia y sus reflejos sobre el urbanismo no siempre enfocado para poder jugar mejor con la luces y las sombras. 

Dice David Sark en su página de Instagram: Aprovecho los momentos de mal humor, creando imágenes vibrantes y muy gráficas que cuentan con la presencia anónima de transeúntes, perdidos en mundos que solo son conocidos por ellos mismos.

La belleza está en la batalla natural por dejar huella


Y se formó el color a costa de que la naturaleza se peleara contra los grises elementos de las cortezas viejas de los árboles. Una naturaleza se quería morir y la otra dejar su huella y color. La belleza está en la batalla natural por dejar huella.

Una torre del Pilar de Zaragoza, un poco de cerca


Una torre, la cúpula, un poco de la Zaragoza más conocida, El Pilar visto de cerca, o al menos la punta de una de sus torres. Acercarnos es posible pues hay ascensor, pero de entrada y para hacer boca, os la dejo aquí ligeramente enmarcada.

Alan Schaller y sus fotografías con blancos y negros, luces y sombras puras


El fotógrafo inglés Alan Schaller trabaja el blanco y negro para conjugar las luces y las sombras perfectamente, logrando blancos atrayentes y negro enmarcadores, para crear conjuntos impactantes. Mueve sus trabajos entre el humanismo clásico y unos toques de surrealismo moderno para atrapar al espectador. Un clásico Henri Cartier-Bresson o Sebastiâo Salgado pero con esos tintes de modernidad del trabajo bien hecho basado en los tiempos actuales pero bebiendo de clásicos profesionales. 

Sin negros potentes no se vería el blanco iluminado.

El color puede saturar nuestras selecciones


Puede la saturación de color marearnos, entorpecer nuestros entendimientos visuales, no saber bien qué estamos viendo ni por qué estamos mirando. El color debe tener su espacio, pero sin saturar excesivamente, pues entonces nos confunde y no somos capaces de ver lo necesario, no sabemos fijarnos en nada en concreto.

Manchas rojas sobre tela gruesa


Como elevándose para buscar la salida, así las tenía yo sujetas en mi marco. Total para nada. Eran simples manchas rojas en una tele ya derrotada. No las tiré de casualidad. Mas me hubiera valido. 

Los patos cuando se bañan también se mojan


Los patos cuando se bañan también se mojan, al menos por fuera, y cuando tienen pelusa en vez de plumas como dios manda, quedan unos zorros totalmente despeinados. Pobres bichos, sin capacidad de poderse peinar para salir guapos en las fotos.

Marilyn Monroe desnuda, fotografiada por Lawrence Schiller


Pocos días antes de morir Marilyn Monroe fue fotografiada por un joven Lawrence Julian Schiller en una sesión para la película que entonces estaba rodando: "Something's Got to Give". Marilyn Monroe salía deslumbrante de una piscina contrastando los tonos cálidos de su piel con los azules potentes del agua y sus imágenes que ahora se pueden ver en una exposición en EEUU dieron la vuelta al mundo.

Las fotos de Lawrence Schiller llegaron a los titulares y a las portadas de las revistas más famosas de todo el mundo pues se veía a Marilyn desnuda sin enseñar casi nada de su cuerpo. A las seis semanas después de su publicación, se había suicidado (o no) con 36 años de edad.

Lawrence Schiller trabajó como fotógrafo para las revistas Life, Paris Match, Time, Stern o The Sunday Times, como comentarista para alguna televisión americana. Ha publicado 17 libros, casi todos con sus fotografías más artísticas que documentales. Lawrence Schiller trabajó como consultor de campañas políticas y grandes corporaciones en temas como la gestión de crisis, la marca, la imagen pública y el uso de las redes sociales. Con 85 años todavía da entrevistas y asiste a eventos relacionados con sus profesiones.

Fotografiar papeles rotos es una manera de Art Brut


Me gusta la basura pegada en las paredes, no critico los carteles ni sus lemas, habla de en lo que se convierten estos papeles una vez pasado un tiempo. La fotografía de carteles rotos ya convertidos en casi nada tienen unos puntos de vista que los acerca a ese Brut Art en Fotografía urbana que me resulta simpático. 

Lo aprendí de un fotógrafo japonés de hace al menos dos o tres décadas, que presentó en Zaragoza una Exposición sobre esta temática. No, no sé su nombre. 

A veces el barullo que queda tras la rotura de la cartelería lleva a ver en la imagen, en la fotografía, mensajes que no ayudan a los mensajes. Otras veces es al contrario y lo refuerzan. Pero siempre es Art Brut sencillo y útil.

En las calles de nuestras ciudades existen muchas posibles imágenes de frases, de carteles o pintadas, de quejas o gritos, que fotografiadas en su ambiente ayudan un poco a retratar el momento sin que se vea ni a personas ni a objetos. Solo sus exclamaciones, lo que vamos dejando escrito por los muros en forma de gritos.

----------

I like the garbage stuck on the walls, I do not criticize the posters or their slogans, it talks about what these papers become after a while. The photography of torn posters that have become almost nothing, have points of view that bring them closer to that Brut Art in Urban Photography that I find sympathetic.

I learned it from a Japanese photographer of at least two or three decades ago, who presented an Exhibition on this subject in Zaragoza. No, I don't know his name.

Sometimes the noise that remains after the breaking of the posters leads us to see in the image, in the photograph, messages that do not help the messages. Other times it is the opposite and they reinforce it.

In the streets of our cities there are many possible images of phrases, of posters or graffiti, of complaints or screams, which, when photographed in their environment, help a little to portray the moment without seeing people or objects. Only their exclamations, what we are leaving written on the walls in the form of screams. 

El Sol de Madrid con marcas en el suelo. Distancia Social poco social



En algún momento recordaremos el uso de la mascarilla como algo del pasado, no sabemos cuando pero llegará ese día. Y nos resultará curioso ver imágenes ya viejas de gente usando el tapa bocas en todo los modos posibles. Lógicamente cuando se habla en lugares cerrados sobre todo. Veremos la soledad de estos meses, muchos meses, y los gestos que hemos tenido que interiorizar.

Hoy todo parece habitual así, incluso en el suelo del andén podemos ver las marcas pegadas en rojo, donde nos indican en qué posición nos tenemos que poner para esperar el vagón del Metro, y a qué distancia debemos estar los unos de los otros. Esa famoso "distancia social" que antes ni nos sonaba. 

---------

At some point we will remember the use of the mask as something of the past, we do not know when but that day will come. And we will find it curious to see old images of people using the mouth cover in all possible ways. Logically when talking in closed places especially. 

We will see the loneliness of these months, many months, and the gestures that we have had to internalize.

Today everything seems normal like this, even on the floor of the platform we can see the marks stuck in red, where they tell us in what position we have to get to wait for the Metro car, and how far we should be from each other.

That famous "social distance" that we didn't even know before.

La importancia de mostrar nuestras fotografías en las Redes Sociales


Hay una eterna duda que se convierte en pregunta entre los fotógrafos que hoy somos ya miles o cientos de miles. ¿Cubre las expectativas de lo que nos gusta hacer y mostrar, que vean nuestras fotografías en Redes Sociales? ¿Es importante que nos vean, que observen nuestras fotografías o es más importante que nosotros estemos contentos con el trabajo que hacemos? ¿Dónde está el número mínimo de visitas a nuestras Redes Sociales, para entender que merece seguir con nuestro portafolio fotográfico? 

En la misma medida en que aumentan y mucho las personas que cuelgan sus fotografías en decenas de espacios, de Redes o en miles de Blog personales, se va dividiendo la atención prestada, el número de visitas, las interactuaciones de nuestros trabajos fotográficos con los espectadores. Es lógico, es normal. No siempre es sencillo revertir esto.

La primera pregunta sería fácil: ¿Para qué hacemos fotografías? Y la respuesta personal de cada uno de nosotros, como también es muy sencilla ya nos abre el primer paso de lo que debemos esperar de nuestro trabajo fotográfico.

Para qué y para quién. Si las imágenes las hacemos para nosotros tenemos medio camino resuelto pues tenemos total libertad para hacer las fotografías que nos salgan desde dentro. Nos tienen que gustar a nosotros, solo a nosotros. Y si luego encontramos a alguien más, pues miel sobre hojuelas.

Grandes páginas de alta calidad fotográfica, con años de trabajo investigando y recopilando trabajos de fotografía han tenido que cerrar en internet por cansancio, por bajada de lectores, por falta de rentabilidad. 

No se trata de nombrar a ninguna, alguna en castellano con un trabajo muy interesante. Si nos fijamos en estos cierres de blog o de páginas, nos entrará el pesimismo. 

Pero por otra parte la fotografía siempre ha sido un ejercicio "para enseñar" y como muestra tenemos los pases de diapositivas, pesados y a veces aburridos con los que castigábamos a quien se acercara hace unos años a merendar a casa. 

Fotografiamos para disfrutar de la contemplación… y para enseñarlo.

Así que sigamos fotografiando, sigamos ensañando nuestras imágenes… y no nos preocupemos mucho del número de espectadores. ¿Son muchos o muy pocos tener 50 visitas todos los días? Pues depende. Pon tú mismo el listón y actúa. Y sé distinto, diferente y explicativo. Y si te gusta, sigue.

Nubes con perforaciones o ventanas para dejar ver


"Cielo casi nocturno" - 2021 - Zaragoza

Eiichi Yoshioka y su fotografía: Está lloviendo otra vez


La fotógrafa japonesa Eiichi Yoshioka es una transmisora encantadora de su Japón, su sociedad y sus tradiciones, desde un punto de vista artístico y muy elegido, donde las personas cumplen un papel de protagonistas en la mayoría de sus obras. Intenta tanto en su Japón como en sus viajes por Europa o Asia captar la esencia de las personas en su ambiente, y trasmitirnos pequeños detalles de su vida ordinaria. La fotografía la tituló "Está lloviendo otra vez".
---------
The Japanese photographer Eiichi Yoshioka is a charming transmitter of her Japan, its society and its traditions, from an artistic and highly chosen point of view, where people play a leading role in most of her works. She tries both in her Japan and in her travels through Europe or Asia to capture the essence of the people in her environment, and transmit small details of her ordinary life to us. He titled the photograph "It's raining again."