Ya solo quedan los recuerdos de la utilidad pasada

 

Belleza vieja, literalmente en los últimos años de su vida, esperando que ya nadie quiera llamar ni abrir la puerta. La belleza tiene su punto, su edad, su momento vital. Y todo se acaba. Ya solo quedan los recuerdos de la utilidad pasada.