Unos líquenes que casi son azules en la provincia de Huesca


A veces la naturaleza es puñetera y te puede crear seres increíbles, vivos y con colores curioso. El azul en los seres vivos es muy raro, hay pocas flores azules y no hay animales azules excepto algunas personas muy cabreadas. Pero en Aragón, como en el País Vasco, somos del color que nos da la real gana. 

Este es un árbol de la zona de Salinas en Huesca, la sombra, la cercanía de un pequeño río que se llama Asabón y la casualidad del momento y la luz hizo posible que estos líquenes parezcan casi azules. Posiblemente porque ya están muertos. 

La naturaleza es muy puñetera y a veces juega a querer engañarte.