Roturas canfraneras del tiempo oxidado por viejo


En cuando nos sale una herida purulenta ya no hay modo de curarla bien, saca su deseo a pudrirse y lo consigue a costa de sacar todo lo malo que le queda dentro. Las tiritas ya no sirven para nada, si acaso para estorbar.