Es la señal de que vamos perdiendo la batalla


Tras las derrotas van quedando los restos, tras las batallas además de los heridos y los muertos, quedan los escombros. En Bolea (Huesca) cacé esta mascarilla ya toda llena de polvo y días, enganchada entre la rejilla de esta ventana. Los de dentro no la necesitaban y los de fuera no han querido quitarla. Es la señal de que vamos perdiendo la batalla. Abandonamos las armas para la defensa, sin recoger pues ahora ya sí, nos sobran.