Roturas canfraneras del tiempo oxidado por viejo


En cuando nos sale una herida purulenta ya no hay modo de curarla bien, saca su deseo a pudrirse y lo consigue a costa de sacar todo lo malo que le queda dentro. Las tiritas ya no sirven para nada, si acaso para estorbar.

El peso del tiempo se mide en desechos - The weight of time is measured in waste


Hay desechos planos al sol como cualquier esqueleto que se queda tendido en espera de ir desapareciendo poco a poco. El tiempo es brutalmente atroz. No podemos defendernos del tiempo que cae encima de nosotros, si acaso soportarlo y hacer como que no pesa mucho.

-------
There is flat debris in the sun like any skeleton that is left lying waiting to disappear little by little. The weather is brutally atrocious. We cannot defend ourselves from the weather that falls on us, if at all, bear it and pretend that it does not weigh much.

Siempre hay motivo para la esperanza. Excepto para el muerto


El vacío no se conserva, si acaso se transforma. Según se va muriendo algo, según se va perdiendo, otro elemento ocupa su espacio. No se queda vacío, enseguida el esqueleto es tapado por nuevas vidas. Así que siempre hay motivo para la esperanza. Excepto para el muerto, claro.

El fotógrafo Arnold Eagle y su New York pobre


El fotógrafo de EEUU Arnold Eagle es conocido por sus fotografías documentales socialmente preocupadas de las décadas de 1930 y 1940 en New York fotografiando las calles y las personas que representaban ese 33% que decía Roosevelt de gente mal vestida, mal alojada y mal alimentada.

Profesor de fotografía y cinematografía durante treinta años nació en Hungría de donde tuvo que emigrar con toda su familia a los EEUU a la edad de 20 años. Se dedicó a preservar aspectos de la cultura urbana que estaban en peligro de desaparición, y en este sentido, su trabajo es invaluable para nuestra comprensión histórica de Nueva York en las décadas de 1930 y 1940.

¿Es aquí donde se esconden los fugitivos? Pues yo creo que no


A veces los montajes artísticos necesitan una explicación que va más allá de un texto complejo de sumar al montaje. Veamos este montaje y su texto para ver si logramos entender algo.

"A la pregunta, ¿es aquí dónde se esconden los fugitivos? La monja, apostada ante su convento, respondió persistentemente "No", moviendo la cabeza de derecha a izquierda después de cada picoteo profundo de la criatura alada."

Ahora vas… y me lo explicas, anda. Sí, es Arte Poveda.

¿Contrastamos colores y los enmarcamos?


Y si enmarcamos una mancha, unas formas indeterminadas, unos brochazos? Tal vez observar bien seleccionada una mancha, unas formas abstractas, sea incluso interesante. Todo depende de la selección del encuadre, de las formas y el contraste de colores.

Si enmarcamos algo feo dentro de algo bello seguirá feo


Tal vez, pero solo tal vez, si enmarcamos algo feo dentro de algo bello logramos algo feo otra vez. Depende de lo feo que sea lo primero lograremos que se mantenga feo todo el conjunto. hay que tener mla gusto y mantenerlo.

Una mancha que se cayó mientras intentaba NO pintar


Una mancha que se cayó mientras intentaba NO pintar. A veces incluso la propia pintura quiere escaparse para tener la sensación de que sirve para algo. Y nuestra obligación es dejarla ir, pues por algo sentirá esa necesidad.

La fotografía de una Obra de Arte… ¿es otra obra de Arte derivada de la primera?


Hay una duda en el mundo artístico de la fotografía sobre de quien es la autoría de la fotografía de una obra de arte. Parecería una respuesta sencilla. Pero para mí no lo es, y espero explicarme solo un poco. O poneros en duda sobre los derechos de imagen y las autorías no tan claras. Una obra de Arte es algo insustituible, sea un cuadro, una escultura, una obra de teatro o un libro. Se puede copiar y eso es un delito o una falta, depende del grado de copia que se haga. Pero fotografiar esa obra de Arte… ¿es copiarla?

En realidad copiar es crear un elemento ya construido con anterioridad y mantener (más o menos) el tamaño, los materiales, los elementos y el uso que tenía el original.

Pero una fotografía de un cuadro nunca deja de ser una fotografía, nunca se puede convertir en un cuadro y a lo máximo que puede aspirar es a ser un impreso. 

Si acaso pongamos pues límites al uso, a los beneficios que la transformación de una obra de Arte original produce en personas que la cambian de formato y no son sus creadores primitivos.

Pero eso en el caso más sencillo, la reproducción de un cuadro plano.

¿Y si es una fotografía de una escultura, de una performance? Aquí ya no existe un obra copiada si se fotografía, pues la imagen obtenida no tiene nada que ver con el original. Hay miles de punto de vista, y el artista fotógrafo ha elegido uno, según se ha movido, su altura, el tipo de cámara que utiliza, el objetivo, etc. Y luego además la retoca para darle más o menos luz, o la convierte en blanco y negro o le da más o menos color. Si una obra de teatro se graba en vídeo sí se puede entender que es una copia, pero y una simple fotografía? Claro que entonces se puede decir que no se está fotografiando a los actores, un instante determinado de la obra… sino los vestuarios, la decoración, etc.

En teoría sería fácil comprender que esa imagen hecha a una obra de Arte de un Artista es del nuevo artista que la crea a través de la fotografía.

Pero luego vienen los juzgados y los derechos de imagen. Hemos llegado a prohibir la fotografía para uso NO personal de monumentos públicos, en un ejercicio brutal de idiotez admitida.

El gobierno paga o da permiso para que se instale un Torre Eiffel en las calles de una gran ciudad, la podemos ver, nos la podemos llevar con los ojos, pero si la fotografiamos sin nuestro hijo o nuestro esposo haciendo el tonto no se puede publicar en un blog personal. Si en cambio aparece nuestro perro de la mano de nuestro hijo ya sí, pues lo principal es el momento, no el lugar, no el espacio público.

La imagen que os dejo arriba es de un montaje de la artista chilena Magdalena Atria que realizó en Madrid en el año 2013. El montaje se llamaba Cenotes (Abismos) y utilizaba las columnas del propio local en donde se instaló para crear unas sensaciones hermosas y muy originales con telas distribuidas sobre las bases de estas columnas. Según ibas avanzando por el recorrido de la instalación y te volvías o te girabas, observabas decenas y decenas de paisajes diferentes, de obras de arte distintas. Esta imagen recoge solo una de las miles de opciones de ver esta instalación de Magdalena Atria, que nunca se podrá repetir de igual manera. 

¿Tiene derecho el fotógrafo a considerar que su imagen es una fotografía que le pertenece?

Massimo y Andrea se quisieron. ¿Se seguirán queriendo hoy?


Nadie nos puede decir qué habrá sido de Massimo y Andrea, no sabemos si siguen juntos, si aquel amor llegó a buen término, si ya ninguno de los dos se acuerda del otro o si tienen familia numerosa y un futuro lleno de amor y de gozos. Hace 8 años desde que colocaron ese candado cerrado y sujeto en Madrid para dejar constancia de una tarde tonta. O de un inicio prometedor. Pero nos quedamos sin saber el final. O sin saber el principio que acompañó ese detalle pequeño. 

Como esta Andrea y este Massimo hay muchos repartidos por todo el mundo que van dejando muestras de su fortaleza. Luego la verdad es que dura más el candado que su entrega, pues se nos olvida pensar que los matrimonio del tipo que sean, son siempre entrega y eso no es nada fácil mantenerlo durante muchos años. Pero esa es otra historia que no sabemos como la habrán resuelto Andrea y Massimo.

¿Quién dijo que un cementerio solo sirve para enterrar a los muertos?


Esto es un cementerio, pues los ingleses en sus ciudades hacían los cementerios donde les venía en gana, muchas veces alrededor de sus iglesias en el centro de sus ciudades. Hoy son plazas públicas, cementerios con sus lápidas y sus cadáveres enterrados entre los bancos en donde van los vecinos a leer libros o a escuchar el silencio. Son siempre, eso sí, lugares muy limpios, con mucha calma y rodeados de edificios y de árboles. ¿Quién dijo que un cementerio solo sirve para enterrar a los muertos? En este caso el que podemos contemplar es la entrada de uno de ellos en la ciudad de Birmingham.

Árboles que se despellejan ellos solos


Hay árboles con la corteza desmontable, y no solo son los alcornoques, simplemente son árboles de piel delicada, de textura frágil que enseguida se asustan y se enrollan sobre sí misma. Son árboles verdes o no, y sobre todo son árboles que resultan curiosos pues son capaces de sacar sus colores a poco sol que les haga el día. 

Con estas cortezas no se puede hacer torreznos. Pero creo que algunos intentan sacar savia.

Disfruta de lo que te gusta, en vez de quejarte de todo


Mira, de verdad, el cartel lo dice todo. Sin pensar más, lo leemos e intentamos hacerle caso. Creo que sinceramente lo dice por nuestro bien.

"Disfruta de lo que te gusta, en vez de quejarte por lo que te desagrada"

No hay que quejarse tanto, en serio, no sirve de nada. No hay que buscar excusas de esquejes, hay que vivir hasta que ya no se pueda vivir. Todo lo demás es perder el poco tiempo que tenemos.

Me han dicho tantas cosas que yo ya no sé qué creerme



Me han dicho —no hagáis mucho caso— que dentro de esta cabra hay un ser humano. Una persona como tú o como yo. Escondido dentro y aguantando el olor nauseabundo de la cabeza seca de una cabra muerta, para lograr que los turistas se apiaden y le suelten unos céntimos.

Me han dicho —no hagáis mucho caso— que eso lo hace porque quiere, que se joda, que gana un buen sueldo haciendo esa marranada.

Me han dicho —no hagáis mucho caso— que es pequeño de estatura y que no sufre mucho estando agachado, y que por el calor que no suframos nosotros, que viene de no sé qué país, donde el calor es de fábrica y ya está acostumbrado.

Yo pensé que cuando un país consiente que existan estos humanos cabra, es que algo no funciona muy bien en ese país. Pero me han dicho que no, que esto sucede en todos los sitios. Cuando más ricos son, más pobres tienen dentro para entretener a los turistas de dentro o de fuera. Y yo me acuerdo de los esclavos de Roma.

Os lo juro, ya no sé qué creerme.

El pan. Una de las mejores armas de destrucción masiva


Es fabuloso, qué listos somos.

Primero les provocamos el hambre, la necesidad de que necesiten pan todos los días y de que no les sea fácil conseguirlo.

El hambre les ataca.

Y entonces aparecemos nosotros con bolsones de pan duro, que les repartimos sin acercarnos mucho a ellos, no nos vayan a morder.

Ya los tenemos pillados, ya son nuestros criados, ya han aprendido a obedecernos sin mucho esfuerzo.

Y solo hemos invertido en pan duro y en unos bolsones de rafia. Y si acaso en unos voluntarios buenísimos que son los que se acercan a paliar su hambre, por si se vuelven violentos.

Somos fabulosos.

Una antiutopía es indeseable, pero puede ser posible

Una antiutopía es indeseable, pero puede ser posible. Ante una sociedad vieja, cansada, agotada, tal vez los que nos quieran mandar desde arriba, fuera de nuestras cabezas pero por encima de nuestras cabezas, quieran que seamos útiles… para ellos. Y ante eso deben obligarnos a leer, a estar rodeados de libros.

Nos podemos ver con los cachivaches de los andadores, sentados ya agotados ante la vida, y en cambio rodeados de libros elegidos por los que saben elegir para sus beneficios, y obligados a tener que pensar. Nada hay peor que ser obligados a pensar de forma programada.

Y siempre vigilados por el ojo metálico al que no se le escapa ni una. Además de abrir el libro y disimular como que lees, debes aprender lo que te digas que leas. Aunque llevas taca taca.

¿Qué habrá sido de estos jóvenes 15 años después de la fotografía?


¿Cuánto queda cuando los tiempos van pasando por encima de las normalidades viejas? ¿Y lo que queda, además de recuerdos, son sonidos, imágenes, olores, colores, formas? ¿Qué habrá sido de estos jóvenes 15 años después de esta fotografía?

Emilio Morenatti, premio Pulitzer 2021. Otro zaragozano fuera de Zaragoza

Durante los meses de la pandemia del COVID han sido excesivas las imágenes que no se han tomado, prohibidas por el Sistema. Ahora queremos recopilarlas, pero nos faltan muchas aunque el valor de los fotoperiodistas ha sido tremendo en los primeros meses, para saltarse las prohibiciones y salir a retratar la realidad dura de la muerte. Parece increíble pensar que haya sido más complicado fotografiar la verdad de una pandemia en España, en Europa, que cubrir una guerra en un país roto.

Emilio Morenatti, un fotógrafo nacido de casualidad en Zaragoza ha recibido un Premio Pulitzer 2021 por su arriesgada cobertura de la pandemia del coronavirus en su ciudad actual de Barcelona. Supo que tenía que seguir realizando su trabajo de periodista y que su obligación era la de dejar constancia, aunque pareciera imposible.

Dice Emilio Morenatti en una entrevista en Heraldo de Aragón.: No necesariamente tienes que ir a una zona de conflicto donde ocurren cosas muy potentes. Todas las fotos las he hecho con mi patinete eléctrico saliendo de casa y volviendo a casa. Me confinaba para no contagiar a mi familia. Ha sido una cobertura doméstica o local que ha tenido una repercusión internacional.

El Premio Pulitzer se lo han otorgado por una Serie de Fotografías que reflejan una conmovedora serie de fotografías que lleva a los espectadores a la vida de los ancianos en España que luchan durante la pandemia COVID-19

A veces la única diferencia entre edades se nota en los sombreros

A veces la única diferencia de edades se nota en los sombreros - 2006 - Londres




Un lugar de Londres que deberíamos visitar


Todas las ciudades del mundo se componen de muy diversas capas, numerosos espacios, lugares, estratos. algunos de ellos locales, otros cada vez más llenos de forasteros turistas que ocupan y desnaturalizan los espacios. Inevitable además. Por eso las ciudades hay que verlas varias, veces con mucha calma y de forma suave y con poca compañía. Sn tiempos. Si se empieza con un viaje organizado aunque sea a la selva más escondida, terminas por no ver casi nada.

Esto es el Londres que no hay que perderse, el que se quiere acercar al Londres de los londinenses aunque en los últimos años ya ha dejado de ser un espacio propio y se ha convertido en un espacio de atracciones. Pero lo que sí parece es un lugar curioso para hacer miles de miradas y cazarlas todas. Todas las ciudades tienen varias lecturas.

Tal vez sean mejor las miradas despreocupadas

Y puse sobre la pared las partes del futuro que parecían estar por encima de todos nosotros. Y una me salieron escasas y otras excesivas. Pero casi no tenían diferencia ni en número ni en posibilidades. Creo que todo era producto de mi imaginación o de mis miedos. Al final lo mejor es no pensar mucho en eso, y seguir disfrutando de las miradas despreocupadas.



"Todos los perros de la calle" de Jorge Ochagavía


Que un artista callejero un Artista Urbano dedique una de sus obras a "Todos los perros de la calle" es toda una señal de intenciones. La calle de las ciudades es también de los perros, y quien ha tenido perro lo sabe bien. Dedicarles unos brochazos de Arte es todo un detalle. Es una obra de Jorge Ochagavía, artista riojano y creador de personajes televisivos de mentira con mucha verdad.

Esta imagen es de Logroño, ciudad de Art Street y del buen comer, de calles para pasear y de miradas frente al Ebro. Todo junto hace casi milagros, que alguien se acuerde de los perros que pasean por sus calles.

La fotógrafa Marion Post Wolcott y el esclavismo disimulado


La fotografía histórica es la muestra del valor del fotógrafo con su sociedad. Este fotografía del año 1939 de la fotógrafa americana Marion Post Wolcott gran representante de la fotografía social no solo americana pues estuvo por Viena pocos años antes de la explosión de la II Guerra Mundial.

La tituló "Corte de pelo frente a la tienda general y la oficina de correos en la Plantación Marcella, Mileston, Mississippi". Los rostros de todas las personas indican claramente a qué se dedicaban en su vida.




La fotógrafa Teresa Rodríguez y sus "Veografías"


De la fotógrafa Teresa Rodríguez un ejemplo de lo que ella llama "Veografías" hechas durante los años 2008 y 2016 y que expuso en Logroño. Son fotografías impresas en mate sobre papel Harman Hahnemühle de algodón. La mezcla de poesía, literatura, arte pictórico y fotografía es cada vez más amplio en algunos artistas como en el caso de la fotógrafa Teresa Rodríguez. Ya no son fotografías, son pequeñas historias, es Arte visual.

Chema Conesa y Francisco Umbral. Dos grandes uno enfrente del otro



El murciano José María García Conesa (Chema Conesa) es de esos fotógrafos que han dejado constancia de una España determinada con sus fotografías. Arriba vemos una fotografía del gran fotógrafo Chema Conesa retratando de forma personal a Francisco Umbral cuyo icono característico (uno de ellos) eran sus gafas. Retratista de personajes muy conocidos, sobre todo en los periodos de la Transición en España para el diario El País o El Mundo entre otros medios, ha retratado a España y Europa intentando mostrar la verdad de cada personaje por detrás de la verdad de cada persona.

Os dejo una parte de una entrevista a Chema Conesa.:

P. ¿Buscas la belleza o buscas la verdad?

R. La verdad en un entorno de belleza. Y prefiero la verdad. Por eso nunca se me ha dado bien la moda.

P. Tengo la impresión de que, liberado de los encargos diarios, estás viviendo un momento dulce.

R. El problema es que me lo paso muy bien haciendo fotos. Y eso también ha sido mi perdición. Mi asignatura pendiente es hacer las fotos que yo decida hacer. He empezado a fotografiar árboles…

P. ¿Crees que tu fotografía perdurará con el paso del tiempo?

R. Ni lo sé ni me importa. He hecho un trabajo y punto. Si a alguien le sirve para pasar un buen rato…

Imágenes, luz y sueños. Tres herramientas


Tres palabras únicas para poder crear. Tres herramientas básicas. Sin estas tres opciones nada en el Arte sirve de nada, todos tenemos que crear con ellas, creer en ellas, construir sueños con luz (blanca o negra) e imágenes vivas como resultado final.

"Hay imágenes que no se hicieron para la luz. Y ciertos sueños lo saben."

Provocar sensaciones es crear imágenes dentro de los espectadores.

Ya solo quedan los recuerdos de la utilidad pasada

 

Belleza vieja, literalmente en los últimos años de su vida, esperando que ya nadie quiera llamar ni abrir la puerta. La belleza tiene su punto, su edad, su momento vital. Y todo se acaba. Ya solo quedan los recuerdos de la utilidad pasada.

Emmet Gowin un fotógrafo americano, familiar y social


E
l fotógrafo americano Emmet Gowin supo mezclar la fotografía de retrato con el paisaje de sus zonas de influencia, mezclando ambos temas para mostrar como evolucionaban ambos, su propia familia y su entorno. Es capaz de fotografiar de cerca a las personas pero envolverlas en su paisaje para mostrarnos sus ambientes, sus zonas sociales de procedencia, logrando así una mezcla de fotografía personal y fotografía periodística o de sociedad.

La mayoría de las primeras fotografías 
Emmet Gowin fueron familiares y tomadas con una cámara de gran formato, una cámara 9x12 con un trípode, una forma de trabajar de la que dijo que "…tanto el modelo como el fotógrafo se miran, y lo que ambos ven y sienten es parte de la imagen". 

Emmet Gowin dijo una vez que "la coincidencia de las muchas cosas que encajan para hacer una imagen es singular. Ocurren solo una vez. Nunca ocurren para ti de la misma manera que ocurren para otra persona, de modo que en las pequeñas diferencias es lo que las hace únicas, puede volver a emplear un modelo o estrategia que otra persona haya utilizado y seguir reproduciendo una imagen original. Aquellas cosas que tienen una vida propia distinta me parecen cosas que vienen a nosotros de la vida misma ".

Profesor durante varias décadas ha escrito varios libros con sus fotografías, que también han sido expuestas por todo el mundo. Muchas de sus imágenes son en blanco y negro, a veces viradas a sepia o a colores clásicos de los virados de los años 50 a 70.

La imagen que vemos se titula.: Barry and Dwayne, Danville, Virginia, del año 1970.

Unos líquenes aragoneses para la colección


Y tal y como me lo encontré… lo pille tranquilamente y me lo llevé fotografiado. Así de sencillo. Lo de después es otra historia.

Nueve listones en nueve marcos para nueve miradas


Si somos capaces de fotografiarlos, también podemos ser capaces de colgarlos en la pared, incluso en un blog de fotografía. Aunque suenen a barbaridad. ¿Suenan los maderos? No sé, pero hacen curioso.

Unos líquenes que casi son azules en la provincia de Huesca


A veces la naturaleza es puñetera y te puede crear seres increíbles, vivos y con colores curioso. El azul en los seres vivos es muy raro, hay pocas flores azules y no hay animales azules excepto algunas personas muy cabreadas. Pero en Aragón, como en el País Vasco, somos del color que nos da la real gana. 

Este es un árbol de la zona de Salinas en Huesca, la sombra, la cercanía de un pequeño río que se llama Asabón y la casualidad del momento y la luz hizo posible que estos líquenes parezcan casi azules. Posiblemente porque ya están muertos. 

La naturaleza es muy puñetera y a veces juega a querer engañarte.

Aragón desde la terraza del bar de Villalangua en Huesca



Ya sé que es imposible saberlo, verlo, pero en lo alto de la montaña en forma de puro que vemos en la imagen había un escalador. Era la hora de vermut en Villalangua (Huesca) y desde la terraza del bar se observa este paisaje maravilloso, muy amplio y que aquí vemos recortado. 

Enfrente alguien como muchos otros que quieren disfrutar de Aragón, había ascendido a la altura desde la que se divisa lo que nosotros no podemos imaginar. Tal vez el montañismo sea otra actividad artística, pues es motivadora, provoca sensaciones, y se deja acompañar muy bien del silencio exterior.

Si eres de los míos el número de senderos es mayor al de cuerdas de escalada y preparados para todas las edades y formas.

Yo prefiero intentar multiplicar como mucho. Dividir nunca


La multiplicación es algo que no siempre podemos controlar. La suma sí, es más lenta, más suave, podemos pararla. Pero la multiplicación cuando se hace se descontrola. Y con la división sucede otra situación extraña. Si divides números enteros pueden salirte decimales que no siempre son del agrado de todos. En el resto de opciones si sumas, restas o multiplicas números enteros de personas, siempre te salen números enteros de personas. Pero en la división ya…, no…, no controlas. Por eso yo prefiero intentar multiplicar como mucho.

Es la señal de que vamos perdiendo la batalla


Tras las derrotas van quedando los restos, tras las batallas además de los heridos y los muertos, quedan los escombros. En Bolea (Huesca) cacé esta mascarilla ya toda llena de polvo y días, enganchada entre la rejilla de esta ventana. Los de dentro no la necesitaban y los de fuera no han querido quitarla. Es la señal de que vamos perdiendo la batalla. Abandonamos las armas para la defensa, sin recoger pues ahora ya sí, nos sobran.

Imagen artística del Día del Orgullo 2008 de Rubén Martín-Benito Romero


El fotógrafo Rubén Martín-Benito Romero ha visto publicada esta imagen en El País para una selección del Día del Orgullo de 2021 aunque la imagen es del año 2008 en Chueca y titulada "Drag Queen". Visualmente es impecable si no tuviera las líneas del fondo que nos engañan el encuadre al llevarse la vista a donde no se quiere con la forma de la persona que sale. Tenemos que saber en qué posición estaba esta figura, y las líneas nos muestran que no es tal y como la estamos observando.

¿Se las retocamos para ver la diferencia? 

No se trata de corregir al autor, sin ninguna duda, sino de ver de qué manera afecta al conjunto de una imagen unas simples líneas que se nos llevan la mirada hacia otras sensaciones. 

Entramos aquí de lleno en el punto de aprobar o suspender el uso de los retoques en la fotografía digital. Pero ese es otro campo donde hay muy diversas opiniones. La mía es que si se habla de una imagen artística todo está permitido. Si se trata de una imagen social solo algunas cosas y si es una imagen periodística, no se debe retocar nada de nada.

Nota.: Gracias al autor y El País por su imagen, utilizada para una demostración formativa.




Una cabra que no es igual a las otras cabras


—Una cabra. 

—¿Y es una cabra? ¿No es un logotipo?

—No. Es una cabra, pues el que la puso allí siempre pensó que era una cabra, que la ponía para que la viéramos cabra. ¿Cómo se sentiría la cabra si tras muchos años siendo cabra, dudáramos de ella? Una cabra de cemento, pero una cabra. No todas las cabras son iguales.

Anormalmente reclavados para nada



Anormalmente clavados.  

Reclavados y remachados. 

Gentiles formas de quedar clavado. 

Madera sufrida que todo lo aguanta. 

Templada madera vieja que no se queja. 

No sabe. 

Son simplemente huellas del paso del hombre. 

Y la madera callada.







Resbalándose hacia el suelo lentamente


Escamas de edad, caída de pieles muertas, edades del árbol que denotan cansancio. Naturaleza muerta que busca el suelo - Salinas - 2021