A veces si juntamos cuatro cosas viejas parecen algo más que recuerdos de antaño


A veces cuatro trozos de puertas de madera, de las que ya han pasado por todos los años posibles, nos dejan miradas retenidas. Si las enmarcamos incluso parecen útiles, pero no. 

Simpáticas formas de ver el destrozo del paso del tiempo. 

Los conjuntos, unidos en la misma mirada hacen el resto.