Las teclas que faltan en nuestra vida son silencios irrecuperables


Cuando nos faltan teclas en la vida no somos capaces de poder escribir todo lo que nos gustaría que nos sucediera, pues es imposible explicar aquello que no podemos imaginar. Tener teclas rotas en nuestra vida supone perder partes importantes de los sentimientos.