La filosofía no se puede disolver ni ofrecerla de saldo


Si liquidamos la Filosofía, o si la traemos a un contenedor de basuras, es que no estamos entendiendo nada de nada. La Filosofía no se puede disolver ni ponerla a precios sensacionales de liquidación. Nadie la va a comprar aunque la pongamos muy barata. Nadie la deseará abraza aunque la regalemos. La filosofía es para lo que entendemos que sin filosofía no se puede sobrevivir, y estos tontos como yo estaríamos dispuestos a pagar un buen precio para que no se disolviera.