Una serpiente no venenosa que se mueve muy poco


Las paredes son los lienzos del presente, las hojas vacías sobre las que depositar las nuevas serpientes del verano. Las paredes son los lienzos gratuitos sobre los que practicar nuevas técnicas de Street Art sabiendo que durarán menos que la propia pared. Esta cobra es de New York, unos rasgos lineales que juegan con la ambivalencia. Está preparada para pasar desapercibida, para que no la veamos al pasar, y así su amenaza, pequeña, sea algo mayor. No pica, no muerde, pero se fija en todo.