Maderos rotos que ya no quieren ser ni madera


Maderos rotos, maderos que no se quiere ir ni tampoco morir. Maderos de madera.

Maderos de formas, de casi colores, de grises muertos, de nada y de todo.

Maderos que no quieren ya nada que no sea descansar. 

Hay que dejar en paz a estos maderos para que se vayas escapando poco a poco. ¡Qué más nos da si están jodidos y rotos!

Simplemente restos de maderos. O ni eso.