El que no viaja es porque no quiere. Te dejan bajar a la calle e ir a la esquina

No me quiero ir a ningún lugar, me lo prohiben y me lo prohibo yo. Pero mientras tanto y para disimular me envuelvo de regalo, me rodeo de maletas vacías, miro programas de viajes y cuando me canso, me pongo a llorar. Viajar es escapar, es ir de caza, es salir. Sobre todo es salir. Así que me voy al barrio de al lado pero con el sombrero de los viajes y con dos maletas.. Me doy una vuelta por sus calles mirando escaparates y me vuelvo a casa por el camino más largo para que así me dure más el viaje.