Urbanismo deformado en Birmingham para sorprender a nadie


A veces pasear supone encontrarte con sorpresas, con elementos que no quieren estar allí pero que se nos muestran deformados para sorprendernos. Nunca sabemos con qué motivo. La mirada del paseante debe estar atenta para cazar el instante, que casi siempre se repite, pero que es la suma de tu mirada y una realidad tal vez deformada como para llamarte la atención. El urbanismo no es algo simple, es también un juego de formas y de brillos, de colores y de atenciones. Cada vez más, los diseñadores de exteriores juegan con la propia calle, con el viandante, con quien se acerca a mirar.