Si te acercas observarás que mi piel se está cuarteando


Así soy yo, me tengo que dar la vuelta sobre mí mismo para mostrar algo de mi carácter. Siempre engaño, parezco una tela interesante hasta que se me ven las tripas. Entre ellas siempre hay una simple madera sujetando el armatoste teatral. Si no fuera por la tela con la que visto mis miradas no quedaría nada interesante dentro. Mi revés es mucho menos interesante que mi haz. Pero si te acercas y me miras bien, observarás que mi piel se está cuarteando. Debe ser la edad.