Se abren las flores. Ya solo queda que se abran las ciudades


Poco a poco se nos abren las luces, las flores, las primaveras que amenazan con llevarse los polvos del invierno. Los propios cuerpos saben que nos llega el sol y se reverdecen, somos animales de ciclos. Un poquito más de paciencia y todo llega.