Rincones de disparos y de amores, de huidas y de encuentros


Hay rincones en donde nos podemos imaginar cualquier cosa. Una escena de amor, de muerte, un intento de huída, una escena de calma y literatura, de cocina festiva con los niños, de juego de cartas, de mercadillo recién retirado. Son rincones con plasticidad que se prestan para muchas cosas. Este estaba vacío de personas cuando llegué, pero había contenido muchas cosas.

Era y es parte de un escenario para películas del Oeste americano, aunque esté en Almería. Seguro que he escuchado disparos, ha visto gritar a directores pidiendo que se mueran los actores mucho mejor, y es posible que por esa puerta del fondo hayan intentado huir los malos y las chicas guapas. Pero hoy está vacío todo. Nadie diría que ha sido parte de varias películas de tiros.