Nunca se sabe de qué forma acabarás volando en la vida


Te pillé. Incluso creo que no te diste cuenta de que estaba por allí cazando momentos. O tenías más ganas de polen que de huir de mí. Te pille y te cacé con mi cámara. Revoloteaste a las orillas del río Asabón que es un río pequeño, muy limpio y agradable. Tú sabes bien que esta zona no muy paseada es también hermosa y llena de encantos y calmas. Por eso tu libertad iba por delante de tu propia seguridad. No me moví, casi, para que estorbar tus vuelos. Me pillaste con un mal objetivo, pero de eso no entiendes. Ni falta. ¿Por qué eres tan hermosa? Lo curios es que surges de gusanos asquerosos y ya vez. Eso da esperanza, nunca se sabe de qué forma acabarás volando en la vida
.