Dar las gracias no es suficiente. Hay mucho trabajo

 

Las paredes no son hojas de papel en blanco, no son folios dispuestos y esperando a que lleguemos y las llenemos con nuestros gritos. Las paredes son lienzos y en ellos no se escriben frases excepto que sea imprescindible para desahogarte, para clamar, para… las paredes hay que… 

"Le doy gracias a la vida…" dice el grito y está bien agradecer el haber nacido. pero a partir de aquí hay mucho trabajo, cuidado que esto no es sencillo. Te necesitamos pues todo esto que vemos nos necesita. Con dar las gracias no es suficiente.