España solo está preparada para el sol y las fiestas de agosto

Las nieves se han querido quedar entre nosotros muchos más días de los aceptables y así hemos podido demostrar nuestras incapacidades públicas para resolver los problemas. Se amontonan las debilidades. Dicen que no estábamos preparados, y es verdad, eso se ha notado enseguida, pero es que nuestro grupo de trabajadoras públicos es escaso y mal acostumbrado a la movilidad laboral, y además como sociedad nos han acostumbrado a que sea Papá Estado el que nos limpie las mierdas. No hay que quejarse, pues no tenemos a nadie que nos quiera escuchar.