Yo no puedo volar excepto por las noches


Volar es simplemente flotar en el aire, moverse sin que el suelo te retenga, ser débil de peso y fuerte en libertad de movimientos. Soñar es volar, o volar es soñar, no sé. Pero lo tenemos prohibido, tampoco sé bien si por morder la manzana o nos viene de diseño. Las nubes vuelan, los pájaros vuelan, las ideas vuelan, incluso las palabras se las lleva el viento. Pero yo no puedo volar excepto por las noches.

Volverán las flores a poner color y algo de libertad


Volverán las flores, sin duda, ya están preparadas para volver a llenarnos de color las miradas. Faltaría más. Ni pandemias (de momento) ni nieves sin controlar podrán con la necesidad de que vuelvan las flores. Las necesitamos y ellas lo saben. Es cuestión de saber esperar un poco más. 

España solo está preparada para el sol y las fiestas de agosto

Las nieves se han querido quedar entre nosotros muchos más días de los aceptables y así hemos podido demostrar nuestras incapacidades públicas para resolver los problemas. Se amontonan las debilidades. Dicen que no estábamos preparados, y es verdad, eso se ha notado enseguida, pero es que nuestro grupo de trabajadoras públicos es escaso y mal acostumbrado a la movilidad laboral, y además como sociedad nos han acostumbrado a que sea Papá Estado el que nos limpie las mierdas. No hay que quejarse, pues no tenemos a nadie que nos quiera escuchar.

¿Para qué sirve el suelo además de para sujetarnos?


El mundo se sustenta sobre el suelo. Nosotros estamos encima del suelo. Casi podríamos decir que sin el suelo no podríamos estar de pie. El suelo es casi tan necesario como el cielo pero es lo que nos impide volar. No sé si agradecer al suelo el que me sujete o cabrearme contra él por impedirme volar. Luego lo pensaré mejor.


Nota.: La imagen es de Luis Iribarren



La naturaleza herida, sigue cumpliendo con sus obligaciones


Incluso la vida más salvaje, la vida que pincha, sabe abrirse paso a costa del crecimiento básico, aunque ya venga destrozada en su base. La naturaleza es tan sabia que incluso con heridas sabe que debe cumplir un papel inevitable que es el de dar frutos, el de regenerarse, el de crecer sobre sí misma. Y lo hace con belleza y color, para llamar la atención. Sus heridas ya se curarán. O no.

Quien vive en un hoja tiene derecho a llevarse los muebles


A veces se vive en las hojas, depende del tamaño de la hoja en relación al del habitantes. Y si se decide vivir en una hoja enseguida se llevan los muebles y se monta un hogar con todas las de la ley. Son cosas naturales.

Basuras convertidas en objetos visuales a punto de morir


A veces las basuras forman elementos visuales que dejan de ser solo basuras para convertirse en Formas. Siguen siendo objetos sin utilidad práctica, pero tal vez pasan a ser objetos de utilidad visual. Sabemos además que son efímeros, que en breve se irán por donde han venido, a dormir su destrozo para convertirse en polvo. Son cadáveres de sí mismos.

Elementos para un Discurso de Antonio Fernández Alvira


Las esculturas son objetos a fotografiar pues una escultura no es una obra de Arte sino muchas obras de arte, depende del punto de vista, de la luz, de sus sombras, de sus colores reflejados. 
Así que esta imagen de una escultura del artista madrileño Antonio Fernández Alvira titulada "Elementos para un Discurso" es claramente una fotografía y no una escultura. La fotografía de una escultura pero que es muchas esculturas dispuestas a ser muchas fotografías.