¿Quién limpia las palabras que nadie utiliza, que se pierden y ensucian?


El artista zaragozano de vida y totalmente multidisciplinar Ricardo Calero nos deja en esta fotografía —como parte de una obra que titula "Palabras del Olvido" de su seria "Pensar el Sentir"— una mirada propia y que curiosamente nos pasa desapercibida sobre el destino de nuestras palabras. ¿A dónde van las palabras que decimos, que vamos repartiendo por la vida? 

Muchas veces creemos que se pierden, y eso depende de todas ellas, pero muchas otras veces quedan como puñales o como abrazos —depende— en la memoria de quien las recibe. Las que no nos sirven, las que no se clavan o se recogen… caen la suelo y hay que limpiarlas y recogerlas. las palabras no son infinitas y debemos cuidar que no nos ensucien la vida.

-------

The artist from Zaragoza totally multidisciplinary, Ricardo Calero leaves us in this photograph - as part of a work entitled "Palabras del Olvido" from his series "Pensar el Sentir" - a look of his own and that curiously goes unnoticed about the destiny of our words. Where do the words that we say go, that we are distributing through life?

Many times we believe that they are lost, and that depends on all of them, but many other times they remain like daggers or hugs — it depends — in the memory of the person who receives them.

Those messages that do not serve us, those that are not nailed or collected ... fall to the ground and have to be cleaned and collected. Words are not infinite and we must take care that they do not make our lives dirty.

Unos atrapasueños robados… o no


A veces las obras de Arte son robadas, que no quiere decir que se las hayamos quitado a su dueño, pues hay muchas formar y grados de sisar, robar, substraer, pillar, copiar, recopiar o atrapar. Incluso existen los atrapasueños que no sé si roban los sueños de uno o en cambio roban los sueños de "los otros".

Parecen árboles de mentira, pero ni son árboles, ni son de mentira. Son lo que queramos que sean. Y sirven para soñar, como los atrapasueños. Nos podemos conformar con cualquier cosa. Somos así de raros.

Las escamas se caen. Pero también se comen


¿Quién dijo que solo los peces pueden tener escamas? ¿Y los lagartos? ¿Y los árboles viejunos? Las caspas son escamas de la edad que anuncia caída de pelo, pero además tenemos las escamas del mundo de las ideas, las pérdidas de sabor, las escamas de amores, la parte de la visa que se va perdiendo poco a poco por los caminos.

¿Sabías que hay escamas que se comen rebozadas? El mundo es tan plural que incluso nos inventamos locuras para crear novedades.

------

Who said that only fish can have scales? And the lizards? And the old trees? Dandruff are scales of the age that heralds hair loss, but we also have the loss of the world of ideas, the loss of flavor, the scales of love, the part of the life thats is gradually lost on the roads.

Did you know that there are scales that are eaten in batter? The world is so plural that we even invent crazy things to create novelties.


Inclinarse ante el poder es convertirte en pequeño


A veces las miradas se confunden, y uno duda incluso de sus propias observaciones. La grandeza del edificio de El Pilar contrasta con lo diminuto que es el fotógrafo que no es capaz ni de inclinarse ante nadie. Dispara la cámara y espera el resultado. 

El fotógrafo es casi siempre un cazador y para ello debe tener muy bien entrenados los ojos. La grandeza del momento es la soledad.

-------
Sometimes the looks are confused, and one doubts even one's own observations. The grandeur of the El Pilar building contrasts with how tiny the photographer is who is not even able to bow down to anyone. He shoots the camera and waits for the result.

The photographer is almost always a hunter and for this he must have very well trained eyes. The greatness of the moment is loneliness.

Eduardo Bayona Estrada y una fotografía con sueños


Mostrar alguna imagen de fotógrafos conocidos es una manera de aprender de ellos, de sus miradas, de sus técnicas. Esta imagen del fotógrafo aragonés Eduardo Bayona Estrada es del año 1990 y nos muestra la dureza de la calle pero a su vez nos imaginamos un mundo de sueños, de libertad, donde todo es posible aunque la vida te haya castigado con dureza. Los sueños son una escapatoria.

Lo efímero tiene más valor. Lo artificial vale siempre menos


Dulcemente suave, rojo sobre blanco para contrastar y llevarte a la cama. Suavemente dulce, blanco que quiere abrazar el rojo para engañarte con los deseos.

Un detalle es sobre todo… simplemente un detalle. No debe apabullar, la suavidad es lo que sirve mejor. 

Nada es totalmente natural, nada quiere ser tan efímero como las maravillas naturales. Ser efímero le otorga más valor a lo natural. 

Por eso las telas y plásticos no son tan bellos aunque lo intentan. No son efímeras y por eso no tienen tanto valor.

-------

Sweetly soft, red on white to contrast and take you to bed. Gently sweet, white that wants to embrace the red to deceive you with desires.

A detail is above all ... simply a detail. It shouldn't be overwhelming, smoothness works best.

Nothing is totally natural, nothing wants to be as ephemeral as natural wonders. Being ephemeral gives more value to the natural.

That is why fabrics and plastics are not so beautiful even if they try. They are not ephemeral and that is why they are not so valuable.



Tras ser mayores, nos volvemos un poco viejotes. Nada más


Como si nos fuéramos deshaciendo del todo, es así como transcurre el tiempo sobre nosotros. Nos resta trozos válidos y se nos caen, vuelan de nosotros poco a poco sin darnos cuenta. 

Un poco de agilidad, algo de mirada, otro poco de memoria, cierta parte de estabilidad, unos pelos de por arriba, un cansancio que no queremos.

Se nos cae a trozos la vida pero no sucede nada pues la elegancia de estar vivos no se sustituye por nada mientras podamos levantarnos y pensar. Seguimos manteniendo hasta el final la gallardía de saber estar.

Y cuando esta ya no quede… entonces… lo mejor es no aparecer sobre las paredes, dajarte llevar en silencio.

El blanco es espacio. No lo llenes de vacíos


Unas "bolingas son unas bolas desnudas, algo mareadas después de pasar una noche fuera de casa. Unas "bolingas" es un grito despectivo hacia unas bolas sin rumbo, sin saber qué quieren, de dónde vienen, o lo que es mucho peor: hacia dónde desean ir.

Unas "bolingas" son unas bolas formadas de mas formas que por no ser… no son ni "bolingas" desnudas. Una "bolinga" en bolas, sin bolas, es una bola sin "bolingas"  Casi es como una paella sin arroz, una sopa de menudillo que nadie se atrevería a probar. 

Pero es caso es llenar los vacíos. Darle sentido al blanco. Creer que el blanco por ser blanco no tiene sentido, lo cual es un gran error. El blanco es espacio. Como poco.

Un ciervo suelto por las calles de Huesca. A deer loose in the streets of Huesca.


Un pequeño ciervo amenazado por las calles de Huesca es siempre un detalla agradable ante los paseos para descubrir calles. El artista urbano o no: @bhurton11 nos brinda esta imagen personal de la naturaleza entre los ruidos urbanos y enmarcada su mirada en colores vivos para que no dejemos de verlo, aunque casi no miremos. Toda una serie de detalles en una gran obra urbana.

------
A small deer threatened by the streets of Huesca is always a pleasant detail before the walks to discover streets. The urban artist or not: @ bhurton11 gives us this personal image of nature among the urban noises and framed his gaze in bright colors so that we do not stop seeing him even if we hardly look. A whole series of details in a great urban work

Alambres rojos como la vida misma - Red wires like life itself


Los caminos de la vida pueden ser enrevesados, con giros imprevistos, con cruces que no esperábamos, con cambio de dirección que nos llevan hacia el escape, incluso hacia fuera. Y no siempre podemos dominar los tiempos, las decisiones, los modos de salir y entrar de los caminos que pretendemos

Tampoco es cuestión de dejarnos llevar sin ofrecer resistencia o de no intentar los cambios, sino de admitir que a veces algunos giros nos vienen obligados y otras veces son imposibles de predecir. 

Tener esa capacidad de saber doblarnos algo para rebajar tensiones, aprender a no caer derrotados en cuanto el alambre se nos doble, es una buena decisión.

-------

The roads of life can be convoluted, with unexpected turns, with crossroads and changes of direction that lead us towards the escape, even towards the outside. And we cannot always dominate the times, the decisions, the ways of getting out and about in the ways we want.

Nor is it a matter of getting carried away without offering resistance or not trying to change, but of admitting that sometimes some turns are forced on us and other times they are impossible to predict.

Having that ability to know how to bend something to reduce tensions, learn not to be defeated as soon as the wire bends, is a good decision.

El fotógrafo Kurt Hutton y un gato entre las leches


Kurt Hutton
, nacido en 1893 como Kurt Hübschmann en Estrasburgo (Francia) pero se considera un artista fotógrafo alemán e inglés pues representa el inicio del fotoperiodismo en Reino Unido en los años 30 y 40 del siglo XX. De muy joven sus padres lo enviaron a la Universidad de Oxford en Reino Unido en donde conoció como aficionado la fotografía de la que ya nunca se despegó. Fundador de la revista gráfica Picture Post (equivalente en Reino Unido a la revista americana Life) se dedicó toda su vida a trabajar como reportero de eventos, de retratos, de la vida social y cultural de Reino Unido. La imagen de arriba es del año 1946.
-------
Kurt Hutton, born in 1893 as Kurt Hübschmann in Strasbourg (France) but considers himself a German and English photographer artist as he represents the beginning of photojournalism in the United Kingdom in the 30s and 40s of the 20th century. When he was very young, his parents sent him to the University of Oxford in the United Kingdom where he became an amateur about photography from which he never detached himself. Founder of the graphic magazine Picture Post (equivalent in the United Kingdom to the American magazine Life), he dedicated his entire life to working as a reporter for events, portraits, social and cultural life in the United Kingdom. The image above is from the year 1946. 

Cuestión de ojos, os lo dice un diplopio. Ojo con los ojos


Ojo con los ojos, me dije al ver unas paredes llenas de estos artilugios que se suelen emplear para ver. No siempre. A veces se ve sin ojos y otras los ojos no te sirven para ver. Yo hace más de una década que veo doble por una diplopia producto de un accidente. Al principio parecía un tremendo problema, al final el propio cerebro que es más listo que yo sabe qué hay que seleccionar y él, sin preguntar, elige desde qué ojo me muestra las cosas. 

Lo peor es cuando algo viene hacia mí, por ejemplo jugando a la pelota. El objeto cambia de ojo, el cerebro se lía, me quiere engañar… y me engaña. El ojo ve una cosa y el cerebro ve otra o me advierte de que está viendo otra. 

Por eso tener muchos ojos no es del todo bueno, con dos es suficiente si funcionan bien, y si lo hacen como a mi, hay que tapar uno de ellos y joderte. ¿Pero cuál escondo, el de los colores vivos o el de los colores naturales? 

Toda mi vida he sido técnico de retoque de imágenes, técnico en color me decía yo para joder. Y ahora resulta que veo el color distinto si miro con un ojo o con el otro. La duda es tremenda… ¿qué color es el real? ¿qué color ves tú? ¿estaré jodiendo a la familia con la tele fuerte de color o al contrario la obligo sin querer a verla floja de color para que mi ojo saturado no me abrume?

El cine es ya un arte hogareño de pantuflas como poco


El cine es literatura masticada, literatura para mirar y no para leer, literatura visual de sofá cómodo. Ahora el cine lo vemos en una herramienta distinta, pero sigue siendo cine y lo han aprendido bien los que se dedican al cine. Todo cambia. En breve el fútbol también será de sofá cómodo con cerveza. ¿Han probado a servir cervezas y bocadillos en el fútbol? Cenas de Alto Copete sí, pero bocadillos no sé. El cine seguirá muy vivo a través del salón de casa… ¿y qué será lo próximo que cambiemos de ubicación?

Flores de flores, envidiosas de más flores


Si quieres una flor llena de flores tenemos ejemplos a barullo. Flores que no se conforman con ser flores, sino que quieren ser muchas flores. Envidiosas del buen tiempo, amantes del sol y la primavera. Flores de flores.  Ejemplos naturales de que todos queremos ser más y más, incluidas las flores. Cuando en realidad no es necesario aparentar tanto, ya se es bella sin tantas alharacas.

El Arte es tonto, pero no para tontos - Art is dumb, but not for dumb


La levedad del Arte es simplemente quedar bien con los espacios vacíos, con el blanco o el negro, con tus ganas de llenar huecos. No pidáis nunca nada al Arte, es tan simple que hasta los prehistóricos lo sabían hacer y no tenían internet. Solo manos y pigmentos. 

El Arte es simple, fácil, sencillo, efímero, pero… sirve para contar historias y para motivar interiores. Por eso en muchos momentos de las historias a los artistas se les persigue, pues son peligrosos aunque dibujen tonterías. Algo hay en el Arte, que incluso las tonterías se convierten en peligrosas a los ojos de los censores.

----------

The lightness of Art is simply to look good with empty spaces, with white or black, with your desire to fill holes. Never ask Art for anything, it is so simple that even the prehistoric people knew how to do it and had no internet. Just hands and pigments.

Art is simple, easy, ephemeral, but ... it serves to tell stories and to motivate interiors. That is why in many moments of stories the artists are persecuted, because they are dangerous even if they draw nonsense. There is something in Art that even nonsense becomes dangerous in the eyes of the censors.


La muerte se esconde en las esquinas, agazapada para los despistados


En las esquinas de cualquier ciudad de miedos te puedes encontrar agazapada a la señora de la muerte, esperando escondida entre las penumbras para darte un susto de muerte. 

No se corta un pelo, aparece bien vestido, en los últimos tiempo lleva en su piel seca y acartonada incluso tatuajes hermosos…, pero la boca le delata. 

La muerte siempre mira con los ojos grandes y bien abiertos para enseñar el hueco de las cuencas vacías. Son cosas que lleva la propia muerte encima. Eso y la nariz seca aunque la disimule con mocos artificiales.

Si te cruzas con ella no corras, es peor. Simplemente pasa de larga como si no la hubieras visto. Eso le jode mucho y la desconcierta. 


El payaso estaba triste y disimulaba tras la mascarilla


De las sombra sale el payaso mirando con cara de pavo. Todos nosotros con mascarilla somos un poco pavos con cara de payasos. Pero nos la quitaremos algún día para mostrar la cara de torpes que tenemos. 

¿Quién dice que este hombre disfrazado de payaso con mascarilla está sonriendo para nosotros? 

Nadie. Si acaso sonríe la mascarilla. 

Su mirada es algo triste. Sus orejas son de soplillo y eso no es fácil de llevar, os lo aseguro yo. Le falta una mano y en la cabeza lleva "ratas". Mal comienzo para un día de sombras.




¿Por qué los tontos violentos disparan a la cabeza?


La muerte provocada siempre busca acabar con lo que representas tú y tus formas y modos. La muerte violenta siempre busca imponer las razones a costa de disparos sobre las ideas. Por ello a los asesinados por sus ideas les disparan contra la cabeza, para agujerearles los pensamientos y lograr que se vacíen. 

Pero no lo consiguen pues las ideas, su mundo y sus pensamientos, siempre saben volar por los aires antes de que los tontos del gatillo disparen a la cabeza.

Esta obra está en Huesca. 

¿Dónde van los trozos de mí, que se van cayendo al suelo?


¿Y al final… qué somos? Nos vamos cayendo a trozos por la vida y nadie nos los recoge por si nos interesara recomponernos, así que sin darnos cuenta nos vamos quedando en nada, a costa de mantener los trozos más interesantes de cada uno de nosotros.

Nuestros trozos, los que van quedando, siguen recordándonos que fuimos así, y que parecemos seguir siendo así. Pero en realidad si alguien hubiera recogido los trozos de nosotros mismos, los que se nos caen al suelo, podrían montar un otro yo y cuidado… igual era más interesante que el que creemos original.

De entrada cuando se me cae algún trozo del YO al suelo, me acerco y li piso con rasmia, para que nadie lo recoja, Por si acaso.

Lee Jeffries y las miradas de los protagonistas de sus fotografías


El Fotógrafo Lee Jeffries vive en Manchester y se mueve sin cesar por las grandes ciudades occidentales en busca de los habitantes de esas calles, con la esperanza de revelar sus miradas, sus rostros duros y a veces rotos, su personalidad a través solo de una instantánea. 

Este contable vio en el maratón de Londres de 2008 a una joven acurrucada en su saco de dormir cerca de Leicester Square. Su encuentro visual con las personas sin hogar mientras él venía de un deporte lúdico de gran esfuerzo se vio sacudida y Lee Jeffries no pudo evitar tomar una fotografía. 

Ese encuentro marcó el inicio de una empresa artística y social: las personas sin hogar se convierten así en sus principales (y únicos) sujetos. El fotógrafo humanista explica que cada imagen nace como resultado de una larga discusión interna entre él mismo y el personajes a fotografiar. 

Un momento privilegiado que establece una conexión que se puede sentir específicamente en la mirada del protagonista. "La emoción está en los ojos", dice Lee Jeffries de todas sus imágenes, añadiendo "El Arte Fotográfico es una forma de comunicar los sentimientos; esa voz no se queda perdida, trasciende fronteras para continuar con sus innumerables relatos".

¿Se puede estar a la vez aturdido y casquivano?


¿Se puede estar a la vez aturdido y casquivano? ¿Un poco jilipollas y a la vez un poco alegre y saltado de vueltas? ¿Confundido y algo morboso? ¿Bobo y con ganas de marcha palillera? Pues según la pintura de la pared, sí, se puede. 

Cada vez somos capaces de más cosas, de mezclar sabores y texturas. De incluso deconstruir lo habitual. Se puede estar tonto pero con ganas de reírse de todo. Y punto final. Somos así de plurales.

Pero otra cosa es decirlo en la pared, tener los bemoles de con una plantilla decirlo a todo el que pase. E incluso intentar diseñar el texto para que quede natural y curioso. Estamos que nos salimos.

Tormenta en Tokio, que pilló al fotógrafo prevenido


Nadie duda de que el papel del fotógrafo es estar en el momento oportuno con la cámara preparada. Ni tampoco nadie duda del papel de los pararrayos para evitar que estos caigan descontroladamente sobre la calles, los edificios o las personas. Si sumamos ambas posibilidades podemos obtener una imagen como esta que me llega desde Tokio sin saber con claridad quién es el autor, y que nos envía @Atrus desde sus lejanías. 

La tormenta es de ayer mismo, y se avisó con tiempo por todos sus medios locales de comunicación, lo que facilitó que todos estuvieran pendientes del cielo.

La belleza natural no tiene tamaño, y a veces ni capacidad de controlar los miedos.

Dibujo, pintura digital y fotografía. En orden y no agitados

Todo tiene su valor, incluso aunque solo sea estético. Elegir, seleccionar, construir con piezas un nuevo elemento es una forma simple de sentirte bien mientras lo vas creando. No se trata de inventar un nuevo submarino, sino de sentir que con tus manos puedes convertir un blanco en un espacio diferente, nuevo, lleno.

Aquí hay mezcla de dibujo, de pintura digital y de fotografía. Un poco de cada, una disciplina que se afianza en la otra, unos nuevos tiempos en donde todas las herramientas quedan diluidas entre ellas pues todas se pueden necesitar en un momento dado, sin que ninguna destaque sobre la otra.

Al final lo único que importa es el resultado final, como en cualquier empresa, en cualquier relación. Los caminos intermedios se disfrutan, pero no se pueden contemplar al quedar tapados por la finalidad, por la meta final.

No nos obliga a mirar nada, pues ya miramos todo


Es imposible observar 253 ventanitas de color a la vez, es incluso insufrible que te hagan un pase de 253 diapositivas pues eso ya además de viejuno está Gagá. No es lógico, queda mucho mejor un cortometraje con giros y movimientos atractivos. Pero si juntamos las 253 ventanitas dentro de una ventana de verdad podemos tener otro punto de vista. Queda algo más magro todo.

Colores, luces que salen para pillarnos, y sin que nos obligue eso a mirar nada pues ya miramos todo. La ventaja de tener enfrente excesivas posibilidades es que no tenemos que elegir ninguna ni quedarnos fijo ante ellas para decidir. Se ven en conjunto y se aplaude todo. Aunque la inmensa mayoría ni las has visto, aunque parezca que las hayas mirado.

Deberíamos prohibirnos los espejos, por salud y por edad


Como todos nos vamos transformando poco a poco en nada, llegamos a un punto en que realidad somos ya basuras. Humanas… pero basuras al final. Así que llegados a ese punto nos vemos deformados, sin color, rayados, como pegados contra la pared a modo de chicle excesivamente chupado. Resultamos irreconocibles, pero vamos manteniendo la cara aunque se nos vaya cayendo a pedazos el rostro.

Es imprescindible a partir de ciertas edades tirar todos los espejos de casa. Que sean los demás los que te vean hecho una mierda, que se jodan ellos, pero no tú. Queda prohibido mirarse al espejo, pues eso jode mucho. 

Realmente si no hubiera espejos de ningún tipo… ¿cómo nos reconoceríamos? Nos veríamos envejecer mucho más dulcemente. 

Posiblemente un atracador que se quedó tieso en su trabajo


Cuando algo se descuajerinza se queda como desmontado, a trozos, desvencijado que es otra de esas palabras que ya no utilizamos. En Aragón decimos mucho mas descuajeringar que descuajaringar pero es lo mismo, o no es nada o es que yo lo digo familiarmente mal. 

Estos señores de la imagen están ya como destrozados por el paso del tiempo, rotos a cachos, conservando la gallardía de estar de pie simplemente porque no pueden caerse al suelo mas que convertidos en polvo de trozos. No debemos olvidar que el polvo también son trozos, todo depende de lo que nos acerquemos a verlo. 

Es posible que el destrozado de la izquierda quisiera atracar al de la derecha, pero este con su gesto claro de que no tenía ni una pela, lo haya dejado en su momento como congelado y ya nadie supiera qué hacer. Una escena anclada en la pared, esperando a que poco a poco se fuera cayendo por su propio peso. Como la vida misma.

Tres clases de manchas muy limpias


A veces las mancha no se van, no se quitan, permanecen mucho tiempo pues no hay quitamanchas que pueda con ellas. Se les llama manchas persistentes. 

Hay veces, incluso, que las manchas tienen sentido, están por algún motivo, sirven para un cometido. Se les llama manchas persistentes.

Incluso hay manchas que no son manchas, que lo parecen pero es porque nos acercamos demasiado a ellas. Se les llama manchas falsas.

Maderos rotos que ya no quieren ser ni madera


Maderos rotos, maderos que no se quiere ir ni tampoco morir. Maderos de madera.

Maderos de formas, de casi colores, de grises muertos, de nada y de todo.

Maderos que no quieren ya nada que no sea descansar. 

Hay que dejar en paz a estos maderos para que se vayas escapando poco a poco. ¡Qué más nos da si están jodidos y rotos!

Simplemente restos de maderos. O ni eso.

Retener al espectador un tiempo mas largo es importante


Sorprendernos al mirar nos lleva a volver a mirar. Si algo nos hace dudar, no es pasajero, nos vuelve a la duda y a que le prestemos un poco más de atención. Si se sale de lo habitual, no lo admitimos en ese microsegundo de la normalidad, entendemos que no es lo que esperábamos e intentamos entenderlo. Lo estamos viendo bien, es que simplemente el objeto se nos está mostrando mal. Pero es una manera de atrapar al espectador, de retenerlo algún tiempo más. 

El Arte de Provocar es una postura, una decisión. The Art of Provocation is a posture, a decision.


Este cuervo alemán, de Berlín, se vino hacia mí. No llevaba un gran objetivo, es acercamiento de verdad. No es tontería inventada, es simplemente chulería de parque urbano. Si yo le molesto, él viene y me molesta a mí, pero posiblemente con peores picos que los míos. No era un cuervo joven, sabía lo que hacía, sabía defenderse provocando. Pero yo no le hice nada que no fuera acercarme un poco para hacerle unas fotografías. Pero el cuervo se lo tomó muy en serio.

Aproveché y le disparé varias instantáneas contra el pecho y me lo llevé vivo a mi casa. Aun lo tengo y ya han pasado unos años. En un disco duro portátil lo conservo, sí. 

Él es posible que ya no vuele aunque solo han pasado 4 años de aquello y los cuervos viven una década, pero ya estaba curtido de muchos vuelos. 

Hoy me he acordado de él memorizando que iba yo en un viaje organizado de los que no te dejan tiempo ni para ver cuervos. Así que siempre tengo que ir con la cámara desenfundada, como si fuera chino. 

Ahora ya no existen los viajes organizados. O los desorganizados tampoco. Puta pandemia.

---------

This German crow from Berlin came to me. He did not have a great camera goal, it is a real approach. It is not made up nonsense, it is simply urban park cocky. If I annoy him, he comes and annoys me, but possibly with worse spikes than mine. He was not a young raven, he knew what he was doing, he knew how to defend himself by provoking. But I didn't do anything to him other than to get a little closer to take some pictures. But the raven took it very seriously.

I took advantage of it and shot several snapshots at his chest and took him home alive. I still have it and it's been a few years. I keep it on a portable hard drive, yes.

He may no longer fly, although it has only been 4 years since that and crows live for a decade, but he was already hardened from many flights.

Today I remembered him by memorizing that I was going on an organized trip that doesn't even leave you time to see crows. So I always have to go with the camera in hand, as if I were Chinese.

Now there are no more organized trips. And the disorganized ones either. Rubbish pandemic.

Si una flor sabe aguantar un mal día… ¿por qué nosotros no sabemos?


Una flor de lluvia es una flor que tiene que aguantar sin paraguas los chaparrones de los abriles lluviosos. Se moja y se seca. Punto. No se queja. Se moja y se seca. Y sabe que esto es así desde siempre y no por ello se sienta mal pues entra dentro de lo normal que haya días buenos y días peores, contratiempos y día nublados. Si una flor sabe aguantar un mal día… ¿por qué nosotros no sabemos?

Un músico alemán que respetaba a los pájaros


La música es Arte y si es callejera es Street Art tan efímera como una pintada en un muro o el poema de un trovador. Este señor estaba en Alemania recreando en un parque el momento; allí donde no eran capaces de llegar los pájaros tal vez entumecidas por el frío de un marzo tonto. 

Todos estaban de acuerdo, aquella esquina era del músico y el reto del parque era de los pájaros. Y todos se respetaban. Si nos fijamos en los detalles el de las pinzas de tender ropa para separar las partituras es de lo más hermoso que he visto junto a la cajita para recoger su sueldo.

¿Nos sustituirá el cristal o ya está viejo esperando su relevo?


El cristal contra la piedra. Lo nuevo detrás de lo viejo. ¿Quién puede más el cristal limpio y reluciente o la piedra señorial y llena de años? Luz y poso. Finura o contundencia. 

No sé si al final se podrá elegir o es cuestión de tiempo, pero ahora el contraste es una forma de entender que siempre lo nuevo viene a sustituir de forma lenta pero imparable a lo anterior, a lo antiguo.

¿Tras el cristal vendrá el plástico o serán materiales de mezcla, nuevos y curiosos?

¿Nosotros somos el reflejo de alguien? ¿Nosotros somos nosotros?


Todos los reflejos son iguales, sorprendentes y distorsionadores de la verdad. Es decir, si nosotros nos vemos reflejados no somos nosotros sino nuestra mentira.

Estas mentiras llenas de colores son de New York, así que todavía nos las tenemos que creer menos, pues son de muy lejos. Aunque parezcan tan rectas como en cualquier lugar del mundo.

Ver lo reflejado es no ver lo real, lo que contiene la verdad, el lienzo sobre el que se refleja lo de enfrente. Pero si te das la vuelta verás reflejado el edificio que sirve de lienzo, sobre el edificio reflejado en el lienzo de enfrente. No somos nada, todo es cuestión de cambiar el punto de vista, de girarnos un poco.

Lo joven sustituye a lo viejo. Es cuestión de tiempo para todos


Si juntamos en la misma mirada los viejo y lo nuevo, la juventud y la ancianidad, resulta chocante el contraste y algo penoso los condicionantes de los cambios del tiempo. Todos evolucionamos, nos izamos los unos sobre los otros tapando las luces y abriendo sombras. 

Algo sobrevivirá, otro tiempo se irá haciendo viejo poco a poco. No nos podemos imaginar qué sustituirá a la juventud de cristal y acero, pero en 100 años todos calvos incluidos esos edificios tan novedosos. 

Tic, tac, tic, tac. Los tiempos ya se están moviendo para la gallardía de lo joven.

Estación Central de New York en 1930 por Hal Morey


Hay fotografías icónicas que han marcado parte de nuestra historia, imágenes que muchos recordamos con el lujo de saber que han ido marcando modos y formas del Arte Fotográfico, pero también la propia historia de las naciones, de los lugares. Esta imagen del fotógrafo Hal Morey del que no tenemos casi datos se hizo entre diciembre de 1929 y enero de 1930 pues tampoco hay seguridad sobre la fecha. Muestra el patio central de la Estación Central de New York con unas luces maravillosas que crean un ambiente tenebroso pues eran años muy duros de una depresión económica que hundía sociedades.

Hoy la Estación Central de New York está casi igual, esta misma fotografía se podría hacer de nuevo con pocos cambios, retirando tal vez el logo de Apple de su tienda que está al fondo de las escaleras de la derecha, pero el reloj central se mantiene como se mantienen las taquillas.

Pero sería imposible lograr la iluminación natural. Que es el alma de la fotografía que vemos. Hoy los grandes edificios que rodean a la Estación Central son muy altos y no dejan entrar la luz por sus vidrieras. Podríamos hacer lo fácil, pero no lograr que la iluminación natural del sol penetrara en esta sala impresionante.



Flor de terciopelo para hacerse un mini abrigo


¿Puede ser el terciopelo algo natural? ¿Podría la naturaleza crear terciopelo suave y peludo, capaz incluso de que tras la lluvia quedaran huellas en su piel? ¿Existen flores que quieran imitar las telas artificiales o es al revés, que hemos sido capaces de inventar telas que imiten a la naturaleza? ¿Da pelusa tocar suavemente la superficie de una flor de terciopelo? 

Antes de nacer, las flores ya son hermosas


Las flores sin salir también tienen un encanto especial pues nos muestran los esfuerzos que hay que realizar para poderse mostrar con toda su belleza. Empujar para abrirse camino, para desplegar sus colores, para ocupar sus espacios en ramilletes. Es un simple geranio, pero es simple por la abundancia de ellos en España. De entrada tan sencillo no será cuando se llena de pelillos para defenderse de quien ose sin muchas fuerzas penetran antes de nacer.

Cebollino en flor para una mañana de abril


Un poco de cebollino en las ensaladas va muy bien, y en los guisos pochados, y para adornar, y para dejarse fotografiar. El cebollino es un buen amigo que incluso da flores y por ello semillas para poder seguir teniendo mas cebollino. Nadie diría que una humilde planta puede ser tan graciosa.

No dispares en blanco y negro, revela digitalmente con posterioridad


A la hora de convertir o de tener una imagen en blanco y negro tenemos casi infinitas posibilidades en ese cambio, en esa transformación del color total hacia el único color que no siempre tiene que ser negro. Nunca debemos disparar la fotografía en modo blanco y negro aunque lo permita nuestra cámara fotográfica, pues estamos dejando en manos de sus procesos de inteligencia artificial esa transformación. Luego en nuestro laboratorio digital es donde según los colores, el contraste, la fuerza que deseemos dar a la imagen, cuando debemos cambiar el modo para adaptarlo a nuestros deseos.

Podemos dar más o menos importancia a unos colores de la imagen, pero también podríamos cambiar e intercalar partes de los canales, modificar contrastes, tonos o detalles o virar el resultado final hasta obtener lo que buscamos. Incluso podemos realizar varios cambios distintos y decidir al final cuál es el que se adapta más a lo que buscamos. 

Y además al disparar en color siempre nos queda el disparo básico o maestro, para seguir diciendo sobre sus posibilidades de color o de fuerza.

El ejemplo de arriba ha sido elegido con muy pocos colores para que observemos que incluso en estos casos se pueden lograr con simplemente el cambio de modo, muchas variables posibles.

Todos tenemos escamas. Incluso los árboles y los peces


Si nos miráramos de cerca, muy de cerca, nos pareceríamos a las pieles de los árboles viejos, llenos de escamas que se nos caen, de pieles secas por la vida, de tonos amarronados y llenos de granos sin vida pero no muertos pues siguen creciendo. 

Las escamas son productos de las tormentas de la vida, y siempre molestan. Pero no hay que quitarlas pues dan personalidad. Una persona sin escamas ni arrugas en su interior es una persona vacía de pasado.