Nos iremos quedando aplastados contra el suelo

 


Repetidos y enmallados, pendientes de salir y de no tener que volver a entrar en pocos días. Confinados en una maraña de líneas prohibidas que no llegamos a entender bien, excepto aceptando nuestra incapacidad para saber encontrar soluciones libres. Todo parece negro pues no podemos salir del barullo. Nos iremos quedando aplastados contra el suelo.