No todos los caminos son iguales. Depende del insecto


Creemos que todos los caminos conducen a Roma y es mentira. Algunos conducen a Milán e incluso me han dicho que hay otros que conducen a Sevilla. Por si acaso, antes de emprender el viaje, yo siempre miro mis entrañas y las ganas que tengo de andar.