Fotografiar un cielo es un ejercicio fácil que hay que hacer rápido


Fotografiar cielos es de lo más habitual y fácil, basta esperar a la hora deseada, tener un poco de suerte con el día y esperar que salga alguna nube que siempre se contrastan y aumentan con la luz última de la tarde. Pero un cielo debe tener además de sus nubes y su luz a ser posible algo espectacular, unos elementos en primer plano que pongan relieve y ambiente, se complementen el color del fondo. Y a ser posible que esos volúmenes contrasten en dirección visual con el de las nubes o las luces del cielo. Dejarse llevar, observar y disparar de forma rápida, pues un cielo correcto puede durar pocos segundos. Este cielo es de Benidorm en un invierno que se acababa.