A veces somos maravillosamente feos por fuera e incluso más feos por dentro


No todas las cabezas piensan, la mía por ejemplo simplemente observa pero poco más. Mirar y creernos que somos capaces de ver es un signo de interrogación. ¿De verdad vemos o nos lo parece a nosotros?

La belleza es algo subjetivo, he visto maravillosas personas que eran feas de premio, pero eran muy hermosas por fuera. Su fealdad era interna y se habían convertido en "maravillosas" a costa de saber venderse. 

A veces la belleza nos deja la cabeza cortada y ya no queda mucho más. El resto podría ser muy similar al de los demás, e incluso mucho peor. Pero como no lo vemos enseguida, nos hacemos la ilusión de que no, de que todo está en consonancia. ¿Dónde está escondido el corazón de esta escultura?