Los monstruos cuidan las calles sin personas y sin persianas subidas


Hay calles vigiladas, y calles vigilantes. Hay monstruos de calle que están pegados a las paredes y calles con monstruos que circulan asustando. Hay de todo en las calles de las grandes ciudades pues tienen tantos rincones como persianas bajadas. Por cada persiana bajada hay varias personas que no están allí, que también se han bajado. Por eso hay que mostrar cada vez más a monstruos pegados en las persianas para que impresionen. Allí no, dicen con su mirada. pero nadie les hace caso. Pasan desapercibidos.