Calma. ¿Y si aprendiéramos a convivir con la derrota?


Calma. Nunca hay que escapar por si fuera hiciera más frío.

Calma. Nunca se debe notar que escapamos.

Calma. Nunca hay que irse sin la mirada al frente y erguidos.

Calma. Lo importante es no caerse mientras se huye.

Calma. Tal vez lo mejor sea no irse y plantar cara por si el abismo nos espera fuera. 

Calma. ¿Y si aprendiéramos a convivir con la derrota?