Algunos sueños se quedan pegados en las mascarillas


Hubo un tiempo de colores donde hasta los niños jugaban en la calle con las ilusiones que flotan en el aire.  Ahora ya si quieren jugar lo primero es taparse la boca y luego soñar. Pero ya no es lo mismo, algunos sueños se quedan pegados en las mascarillas.