Distorsionados por los espejos de la pandemia que no entendemos


Mientras crecen los números fríos de una pandemia que no entendemos ni respetamos, nos vemos reflejados en un falso espejo que nos distorsiona. 

¿Pero no éramos tan eficaces dominando el mundo? 

Por no saber, no sabemos ni contar a los muertos. Así que será complicado poderse defender bien.

La belleza es una sensación, no una realidad. Flores no flores


Flores no flores en un mundo donde cada vez todo parece ser como no es. Trampantojos de la propia vida que nos vamos dando para engañar mientras disimulamos. Pero si es bello sirve parecido. La belleza también pude ser irreal o incluso artificial. Es una sensación, no una realidad.

El mundo se nos ha emborronado y no estamos entendiendo nada


Estamos en un periodo de manchas, donde todo lo vemos deformado por los arrastres que tiene un 2020 que nadie se imaginaba. Nada es como se preveía, nada está en su forma y lugar, todo resulta deforme y diferente. La pandemia ha trastocado presentes, modos, costumbres, relaciones, economías y estados de ánimo. Estamos como locos ante una tormenta que no entendemos bien, mientras se agolpan las dudas sin resolver. 

¿Hasta cuándo? 

¿Por qué? 

¿A qué precio? 

¿Cuántos abriles perderemos? 

¿De qué color es el futuro?



Y la paloma seguía sorprendida de lo poco capaces que somos


Todos confinados, incluidas las palomas. Volveremos a nuestros balcones y ventanas a ver el horizonte, a observar que el sol vuelve a salir pero no para todxs, a observar que el futuro existe pero se vuelve gris y apagado, sin la luz de antes. 

Todos los días parecen nublados, tan grises que incluso a las palomas les confunde la situación.

No hay responsables, no hay culpables, solo hay incapacidades repartidas a doquier, y tristezas en muchas personas heridas en los pulmones, en las ideas o en sus tristezas. Mientras tanto vamos poco a poco dejando de creer en todo, preparándonos para reconstruirnos. 

Miraba el horizonte y se quedaba tan tranquila. Nada le parecía extraño


Gaviota observando el horizonte urbano - 2015 - Barcelona




¿Dónde se quedó el Licor 43 de esta casa?


A veces las puertas nos hablan, y esta podría podría estar diciéndonos que era la de un bar, un local de bebidas, un almacén, una peña de alguna localidad no muy grande o el espacio personal que se utilizaba como almacén de alguien al que le gustaba el Licor 43 con o sin hielo. No lo sabremos. Nos quedan los años y la edad muy clavados en la puerta a modo de señal.

¿Cuántas dudas y penas han entrado por esta puerta? ¿Cuántas han salido ya resueltas o peor miradas? Tampoco lo sabremos. hay días en los que no somos capaces de saber nada nuevo.


Nota.: Imagen de Luis Iribarren de sus viajes aragoneses. A veces va a buscar Aragón a lugares tan lejanos que yo creo que están fuera incluso del planeta, donde no se puede ni salir a la calle del calor que hace. 

En las cuevas de todos nosotros hay espacio para rincones tranquilizados


Vuelven los tiempos de los temores al confinamiento en el hogar, la pandemia nos vuelve a confinar en mayor o menor grado y vuelve el amor lógico al hogar. No siempre es posible disponer de rincones recogidos, de espacios "cueva" donde refugiarnos, pero tal vez sea el momento de replantearnos la vida como animales confinados que deben buscar su relajación y su calma, su ocio y su diversión, rodeándose de sus posibilidades y de sus calmas. Cambiar socialmente no es sencillo, pero tal vez sea necesario durante un tiempo. Todo es posible, menos caer en ansiedad o depresiones leves que nos confundan.

¿El blanco es menos que el negro o al revés?


Ante la duda, hay que seguir dudando.

¿Nada o todo? ¿Todo o nada? 

¿Es la luz la nada o lo es la sobra? 

¿Qué contiene más, el negro o el blanco?

¿Es posible que ninguno contenga nada?

¿Y si añadimos algo de blanco al negro, ya contiene algo?

Casita para soñar despierto y quedarse escondido


Casita de "estar" en el Reino Unido. Hogar para esconderse de todo lo demás, del ruido que produce el ruido. Espacio natural para estar naturalmente descansando. Lugar de ensueño, de sueño, de ilusión. Espacio para soñar.

La imagen es de un barrio residencial de Birmingham.

La diferencia entre café en el campo y café en la ciudad es el envoltorio


Simplemente café en la estantería - 2018 - España



Flor triste para admitir que volvemos al Estado de Alarma


Flor roja, para un domingo de nuevo Estado de Alarma - 2014 - Birmingham





A veces no sabemos leer los dibujos fáciles. O hay que ir hasta el final


A veces nos quedamos a medias ante una escena, no la entendemos, no la completamos. Pero sabemos que algo quiso decirnos el que la creó, que dentro de aquello hay un mensaje. Esta imagen es de estas. Tras los dos hombres tirando de una cuerda no hay nada que nos aclaren qué quieren lograr. 

En la imagen de la puerta tampoco vemos anda claro qué desea transmitirnos ese presunto ¿policía? con una imagen de una mujer asustada entre sus manos, mientras él lleva un corazón tatuado. 

Bueno… seamos sinceros, es un jugar un poco con todo. En realidad la imagen de la chica asustada es una constante de la #lanenawapawapa y los dos hombres no tiran de una cuerda sino que están apretando los cordones del cuello de una señora. 




En Valencia los plátanos que se cansan los cuelgan en la pared

 


Plátano cansado de un mal día - 2020 - Valencia



Artur Heras y su intervención “Plàtan-siesta” en la fachada del IVAM


¿Y siempre que son tres, forman una Trinidad?


¿Y siempre que son tres, forman una Trinidad? ¿Y si uno es una paloma volando es Santa a la estampa? ¿Y siempre que uno es joven y el otro mayor, uno es el Hijo y el otro es el Padre? ¿Eso quiere decir que Dios está en todas las partes? ¿Por qué huye el Espíritu Santo de la escena? ¿Será que la Paloma no tiene mascarilla para ponerse?

Calma. ¿Y si aprendiéramos a convivir con la derrota?


Calma. Nunca hay que escapar por si fuera hiciera más frío.

Calma. Nunca se debe notar que escapamos.

Calma. Nunca hay que irse sin la mirada al frente y erguidos.

Calma. Lo importante es no caerse mientras se huye.

Calma. Tal vez lo mejor sea no irse y plantar cara por si el abismo nos espera fuera. 

Calma. ¿Y si aprendiéramos a convivir con la derrota?




Algunos sueños se quedan pegados en las mascarillas


Hubo un tiempo de colores donde hasta los niños jugaban en la calle con las ilusiones que flotan en el aire.  Ahora ya si quieren jugar lo primero es taparse la boca y luego soñar. Pero ya no es lo mismo, algunos sueños se quedan pegados en las mascarillas.

Herida de guerra en la Europa que no sabe aprender


Ante tiempos de confusión, de incluso irresponsabilidad social, los que gestionan el mundo, Europa, España, mi ciudad, deberían darse una vuelta por algunas zonas de esta vieja Europa siempre herida y revisar sus paredes. Mirar las heridas de sus paredes, preguntar por la sangre y el dolor, repasar las historias y reflexionar sobre el presente. 

Todavía es posible visitar en esta Europa del siglo XXI las heridas de cercanas guerras, y si se van disfrazando, siempre van surgiendo otras nuevas, para que no se nos olvide. Somos así de torpes.

Ahora es Azerbaiyán y Armenia, la imagen es de Dubrovnik en Croacia. Todos vecinos, todos cercanos.

Escuchar música con mascarilla no es ningún problema


Enmarcada dentro del otro marco urbano, la violinista intentaba agradecer al urbanismo del Levante con su música el que pudiera mostrar su Arte. 

La música en estos tiempos de miedos pandémicos es un bálsamo urbano que escuchas con la boca tapada.

La mancha siempre es protagonista. En Arte… más capacidad de expresión


El mundo de la mancha es inmensamente particular y atractivo, surrealista e hipnótico. Nadie puede escapar de la atracción de una mancha, aunque sea de huevo. Una mancha siempre llama la atención, siempre nos reclama la mirada, siempre nos obliga a odiarla o a amarla para siempre. La mancha siempre es protagonista.

Con una mancha puede decir mucho o nada, con la suma de muchas manchas puedes decir y desdecir, puedes crear y destruir. Puedes llenar o vaciar.


Nota.: Esta fotografía es un fragmento de una obra del pintor José Moñú titulada: Warhol tenía razón.

El león zaragozano más céntrico de su ciudad


Cierra la ciudad antigua aunque sea moderno, quiere mirar a la Cruz del Coso pero no la encuentra ya, ha llegado tarde e incluso lo sabe. Pero allí está, en la fachada que en cualquier momento modificarán pues su local está cerrado y sin uso, así que es posible que pronto dejemos de verlo, excepto que alguna mente lúcida piense que este león en el centro de Zaragoza… merece la ocasión y la mirada.

Amar con mascarilla es posible e inevitable


Amor en tiempos de pandemia - 2020 - Valencia



Ventanuco azulado y enmarcado. Valencia


Asomarse a las ventanas enmarcadas es un ejercicio de chulería - 2020 - Valencia




Las aguas pueden estar tranquilas aunque sean turbulentas

Las aguas turbulentas plácidamente tranquilas - 2014 - Birmingham

Ventanas de Birmingham para disimular desde fuera


 Ventanas de Birmingham para disimular - 2014 - Reino Unido



Fotografía con teléfonos móviles. ¿Seguirá siendo el futuro?


En los últimos meses estamos viendo como el mundo de las herramientas que utilizamos para la fotografía han girado desde las cámaras digitales réflex o compactas hacia los teléfonos móviles de calidad que ya ofrecen presuntamente una calidad muy alta.

La realidad es que eso depende de para qué queremos las imágenes. Si van a ser destinadas para las Redes Sociales o para internet, la calidad de los nuevos teléfonos a poco que sepas sacarles gran parte de sus posibilidades técnicas, es más que suficiente. No tanto por sus cantidades de megas como por el aumento en su calidad en el color, en la luz, en sus procesadores incluso ya con IA.

La gran ventaja de una cámara fotográfica de calidad en un teléfono móvil es que siempre la llevan encima y no ocupa espacio en tus bolsillos o en tu bolso. Posiblemente la gran desventaja es que se convierte en un testigo del momento y nada mas, pues sentirse fotógrafo es otra cosa a disparar a todo lo que se mueve.

Todo evoluciona, a la fotografía móvil le queda mucho recorrido que no me cabe duda lo van a intentar los técnicos, es posible que las cámaras de gran calidad y tamaño sufran en los próximos años una crisis importante y que las compactas ocupen ese espacio del que quiere tener algo más que un objetivo pequeño pegado a la carcasa de un móvil.

Todavía no se han inventado soluciones a las ópticas de calidad dentro de una carcasa plana y ese será el gran reto a resolver, pero en eso no sirven de momento más que sistemas mecánicos que no saben en un teléfono plano.

Al toro de Teruel le han puesto el pañuelo rojo


También los iconos metálicos pueden llevar pañuelos como símbolos de unas fechas, de unas fiestas. Adoramos a Santos a través de sus esculturas. Así que es normal adorar también a iconos de todo tipo, pues su importancia social puede ser como poco similar. Cada una en su representación, en su trabajo social.

Arte Urbano en el barrio del Carmen de Valencia


Visitar calles adornadas con Arte es un lujo urbano que se debería cuidar más. Esta calle del barrio del Carmen de Valencia es un ejemplo. Un barrio algo antiguo que necesita seguir trabajándolo y que de momento se decora con Arte Urbano para darle amabilidad y para quitar sus grises efectos del paso del tiempo. 

Pasear entre Arte Urbano es disfrutar del color y de la vida nueva que decora barrios que se van transformando poco a poco. Urbanismo amable a costa del Arte Urbano.

Él pide tener derecho a quitarme mis derechos. ¿Y obligaciones?


Toda la sociedad tiene derecho a expresarse, de eso no hay dudas. Incluso tiene derecho a decir que NO quiere expresarse. Hay derecho incluso a no querer tener derechos. Y hasta está permitido el derecho a no querer tener deberes y no me refiero a los escolares, sino a los de los adultos.

Esta pintada en una calle de Valencia refleja lo maravillosa que es la libertad. Es posible incluso gritar NO a la libertad. Con sus planteamientos funcionando, yo no podría decir que estoy a favor de SU libertad de expresión. 

Es decir, estoy alabando que tenga derecho a que me prohiba a mi tener los míos. 

Igual me lo tengo que hacer mirar otra vez. Igual estoy bobo de mis neuronas, pero la Libertad es la libertad.

Las fotografías son sentidos de ánimo transmitidas a un papel.


Las miradas personales son siempre mezclas,
sentidos de ánimo transmitidas a un papel. Todavía no se ha inventado nada mejor que el papel aunque sea digital.

Teruel como todas las ciudades y pueblos españoles han visto perder sus Fiestas Patronales de 2020 por culpa del barullo, de la pandemia, del miedo, de incluso ese desorden social básico que se tiene en los festivos importantes.

Nos hemos quedado sin esa parte folclórica y ancestral de las Fiestas, esa constante social que nos acompañaba durante siglos

Podremos pensar como nos pida el cuerpo, pero ni en las Guerras Importantes se habían sus pendido las Fiestas Nacionales o Territoriales

Así que es normal estar tristes y como escondidos dentro de nuestra incapacidad.



¿Qué debe, puede ser un Blog Fotográfico de Autor?


Como si fuera un libro visual de hojas aleatorias, un proyecto de imágenes como este puede y debe ser un montón de opciones, de páginas desordenadas que buscan la alternancia de ideas, de proyectos, de ejemplos. O al menos eso me parecía cuando nació.

Esto le dota de un pequeño barullo que busca muchos posibles y diferentes tipos de lectores, más en estos tiempos en los que el aburrimientor por repetición, ataca casi con urgencia. 

La mezcla de imágenes con textos, fueran intentos poéticos o no, me parecía una opción como poco curiosa y simpática.

Pero se pierde calidad en el proyecto en la medida en que crece desordenadamente. No hay un hilo conductor, no se sigue un camino que avanza o retrocede en una única dirección. Podemos pasar de surrealismo a paisaje, desde imágenes de naturaleza a sociales o de arquitectura.

¿Tiene sentido esta forma de construir ideas? 

¿Ella misma se va transformando y se escapa de los deseos del autor, como muchos personajes de una novela?

En realidad lo que yo buscaba eran dos objetivos que debería replantear con el paso del tiempo, ahora que ya ha dotado de “poso” al proyecto del contenedor.

Por una parte buscaba contentar las miradas de mucho espectadores totalmente distintos. La pluralidad podría ser un activo, hasta que se convierte en un pequeño barrizal.

Y por otra parte era para mi mucho más sencillo dejarme abandonar según los gustos y el estado de ánimo de cada día, y buscar escenas alegres o tristes, simples o complejas según me pedía el cuerpo.

Tal vez deba replantearme todo y exigirme más. 

Crear proyectos dentro del Proyecto, dar una vuelta a todo, sin esperar nada que no sea la propia satisfacción del intento y el juego del Arte Fotográfico, que tantas opciones permite.

Pero como el idioma del “Blog” es a veces muy propio, como las entradas se amontonan en orden inverso, es complejo crear la idea al revés

El inicio que se lee es lo último escrito y no lo primero. Lo que pienso hoy se verá tapado por todas las entradas posteriores que tendrán sentido propio, incluso vida, y se querrán escapar hacia no se sabe dónde.


Dudas sobre el papel de un blog fotográfico en el momento actual


Un blog es un proyecto similar a un libro; páginas en blanco que van sumándose aunque en estos casos en forma inversa al tiempo de creación, pues en el blog vemos siempre lo primero el último texto creado. 

Un Blog Fotográfico es una opción más, que acude a un mundo saturado de opciones. Y que resulta muy complejo de innovar, pues las herramientas se mueven más rápido que los contenidos.

El blog como en el caso de los libros debe terminar en algún momento, para dar paso a otro proyecto. Aunque es verdad que en todo autor hay una Marca Personal que identifica los diversos libros, los distintos proyectos artísticos. Diferentes pero similares.

Lo curioso es que un blog, en cuanto más páginas tiene más visitas recibe y si se cierra o acaba, es en ese momento cuando empieza a descender su penetración en el mercado de lectores.

Cerrar un blog es matarlo, no es —como en el caso de un libro— entregarlo para la publicación y para empezar a tener lectores. 

Un blog tampoco se corrige casi nunca, y menos todavía cuando en teoría se termina de redactar todo el conjunto de páginas. El blog se cierra y se “abandona” sin más opciones. Y tiende a olvidarse.

La enorme rapidez con la que todo parece cambiar en la tecnología o entre los medios de comunicación en estos tiempos actuales, hace que ideas buenas se vean superadas en poco tiempo por otras ideas más nuevas. Más que avanzar, simplemente se cambia un sistema o modo por otro. 

La sustitución se produce antes de que se agotan todas las opciones de la primera idea, antes de que evolucione. E incluso lo que las sustituye no siempre es mejor, sino en muchos casos más rápido, fácil, sencillo y simple.

No se busca optimizar lo que hay… sino cambiarlo. 

A los blog le siguieron las redes sociales de texto y a esto las de imágenes o vídeo. Y no sabemos que vendrá enseguida, pues incluso las redes sociales dan muestra de agotamiento.

El blog le siguió las redes sociales pero enseguida modos como Trump o Instagram ocupan espacios nuevos acompañando a por ejemplo a modos que complemente a YouTube como TikTok.

¿Es posible sobrevivir con un blog antiguo, viejuno, en un mundo en constate evolución con nuevos formatos, ideas, formas, contenedores de expresión? 

¿Cuántos segundo de vida activa o útil tiene una publicación en un blog o en cualquiera del resto de métodos o herramientas de publicación digital actual?


La fotografía como parte de nuestro pasado que vemos en el presente


Una fotografía siempre es muestra de un pasado determinado, siempre enseña una acción del pasado en el presente del espectador. E incluso a veces nos podemos llegar a creer que intenta mostrarnos ideas para el futuro que imaginamos constantemente. Todas las imágenes que vemos siguen vivas y a veces se transforman en otros mensajes. Incluidas esas fotografías familiares de personas que ya no nos miran.

El papel principal de la fotografía es recordarnos, lograr que volvamos la mirada hacia dentro y ejercer un poco de testigo pasado para obligarnos a pensar. Sucede igual con el Arte en general. 

Nos transporta a un tiempo, a un lugar, a una situación, a una forma de entender las escenas y situaciones. El idioma que se utiliza forma parte de ese tiempo, y no puede observarse correctamente sin tenerlo en cuenta.

Pero en ese viaje por el tiempo, en el que incluso el presente es falso pues si la miramos en distintos momentos la misma fotografía vive diferentes presentes, se va transformando según nos encontremos nosotros en cada tiempo de la contemplación. 

La misma fotografía nos puede decir cosas distintas en diferentes momentos.

Pero además dirá diferente diálogo según el espectador que la contemple. 

Como la fotografía artística o no juega con sensaciones, con estados de ánimo, con experiencias personales, la misma imagen puede hablar o permanecer callada, expresarse en positivo o en negativo, llegar más o menos hondo al interior de quien la contempla.

Toda fotografía tiene dentro, detrás en el tiempo pero siempre en el interior de su imagen, una historia. 

Si vemos una imagen familiar de hace 50 años y que era simple en su momento, hoy es capaz de expresarse de otra manera, pues la miramos desde otra óptica temporal. 

La fotografía ha cambiado simplemente porque nosotros hemos cambiado y ya se expresa de otra manera.