¿Un libro sirve para ser leído? ¿De verdad? ¿Eso funciona?


¿Un cafelito antiguo? ¿Un sabor viejo entre libros compensa la tranquilidad perdida? ¿Una mirada diferente ante los tiempos líquidos que se nos escapan por incapacidades? ¿Un libro sirve para ser leído, de verdad?