Si tienes un exceso de clavos… algo no va bien del todo


Si para estar derecho, vivo, erguido… te tienen que poner un número excesivo de clavos, es que las cosas pintan mal. Puedes seguir aparentando, derecho, firme y presente, pero sabes que o te arreglan de una puta vez o te caerás antes que tarde. 

No mires los clavos ni los tornillos. Ni los cuentes. Mira al frente y respira profundamente. Aunque seas una puerta.