Un 239 no es igual a un 239!

Un 239 no es igual a un 239! pues el primero es una información y el segundo una exclamación contundente. Casi un grito. En este caso y dentro de la suciedad de su entorno este 239! quería imponerse aunque nos hemos quedado con ganas de saber sobre qué. Pero es lo que nos dice.