Nunca volvió a pisar en el mismo sitio

Enseguida de ponerse a caminar se dio cuenta que era imposible ya parar, pues existían más caminos que tiempo, más lugares por pisar que vida pendiente. 

Pero aun así no dejó de seguir caminando para dejar sus huelas por la vida. Nunca repitió los pasos dados.