Se sujetan mutuamente, pero no sabemos quién a quién

Maderos y clavos sujetándose en mutualidad amigable. No somos capaces de saber quién sujeta a quién. Los unos sin las otras no serían nada. Llevan tantos años juntos que ya son como de la familia.