Pipas de Girasol de Soria. Belleza en la flor

Son las fabricantes de parte de nuestro ocio, son las flores que se giran al sol para hacer crecer las pipas de nuestro aceite más utilizado. Es casi como un milagro enorme que sirve para muchos usos. Y además es bello. Es Soria y sus campos que van rotando en tipos de cultivo.

Una casa de ricos en un pueblo de pobres

Es una casa centenaria de la Soria interior, de los pueblos donde los grandes propietarios tenían grandes casas y los agricultores alquilados dormían en casitas sin espacio y donde las cuadras se unían por la misma puerta de entrada con las habitaciones del hogar. Esta casa es de las "ricas" del pueblo.

Lo indica el porche, el tamaño de la puerta y su mirilla, la disposición de la casa cercana al lugar por donde estaba la iglesia, sus dos alturas. Elementos que hoy nos parecen absurdos de diferenciar. La pobreza durante muchos siglos se ha disfrazado de muchos elementos que ni imaginamos. por ejemplo tener mejor o peor espacio en la acequia de detrás, para poder lavar con comodidad o sin ella, con agua limpia o con el agua que venía de los calzoncillos de los ricos. Tenéis todo el derecho a dudar. Aquello ya pasó.

Ventanuco francés para dejar cartas

"Ventanuco francés con buzón" - 2018 - Pau

Se sujetan mutuamente, pero no sabemos quién a quién

Maderos y clavos sujetándose en mutualidad amigable. No somos capaces de saber quién sujeta a quién. Los unos sin las otras no serían nada. Llevan tantos años juntos que ya son como de la familia.

Gané amarillos, perdí detalles y formas

Entendí que al envolver algo que no tenía un sentido claro y útil se convertía en otra cosa sin sentido. Pero diferente. 

Lo malo es que una vez envuelto ya no existía el objeto sin envolver. 

En este caso la transformación era ya para… para mucho tiempo. 

Gané en color, perdí en formas.

Tornillo de estrella fuera de siglo

A veces para sujetar el mundo utilizamos herramientas del pasado. Pero nunca se había pensado utilizar métodos del futuro. Este llamador de puerta se sujeta con un tornillo que no le corresponde. Pero funciona. 

¿Y si probáramos con nosotros mismos? ¿De dónde sacamos las soluciones del futuro para nuestro presente?

Seis nudos naturalmente naturales utilizados en Sástago

Seis nudos que no servían para atar nada. Nudos naturales, naturalmente naturales, que habían permanecido más potentes que lo que tenían que sujetar.

¿Y qué sujeta un nudo de la madera? ¿Por qué se llaman nudos?

Hace muchos años, cuando la historia actual no estaba escrita como es lógico, alguien decidió construir estas maderas sin importarle para nada los nudos. Sabía lo que hacía.

Muchos años después contemplamos la madera ya raída y rancia y nos fijamos en sus nudos como si tuvieran alguna importancia. Él… nunca se lo llegó a imaginar. 

Éramos polvo con forma de hoja apagada

Todo se volvió gris, apagado. Se había escapado la luz. 

Quedaron flotando los grises, los ocres tostados, algunos verdes botella, los amarillos sucios y el negro. 

Siempre el negro queriendo taparlo todo. 

Y nos fuimos encogiendo sobre nosotras mismas, esperando al viento. Pero no vino.

Nunca caímos al pudridero y nos mantuvimos como erguidas, creyendo que estábamos vivas.

Un golpe de agua de verano nos hizo caer pero antes de llegar al suelo, ya estábamos polvo.


¿Y por dónde perdemos lo único que tenemos?

¿Por dónde se nos escapa la vida? O incluso… ¿tiene forma la vida o es una simple casualidad unida a los datos matemáticos de cada uno? 

Somos humores…, incluso somos unos simples temores por los humores. 

Somos presuntos humanos que nos acostamos los unos con los otros para sentirnos más seguros. 

Pero al final todo se escapa. ¿Y por dónde perdemos lo único que tenemos?

Debajo de nosotros están las flores esperando que seamos osados

Vivimos entre praderas y paisajes artificiales pues debajo siempre está la tierra. Y si le damos luz y sol siempre hay hierbas esperando a nacer. Y las hierbas siempre llevan en su interior flores de colores.

Siempre que abrimos una calle por dentro y la dejamos al sol vuelve la vida a salir debajo del asfalto. Somos eso, animales que vivimos encima de la vida y creemos que vivimos por encima de la vida. El POR nos sobra. 

Mi carro y Jardinero eran compañeros de trabajo. Hoy no están

Mi carro muerto nos esperaba junto al cementerio de carros una mejor labor que simplemente dormitar. En los pueblos al menos antes, había cementerio de carros para descansar tras tantos años dejándose arrastrar por los animales. 

Mi burro era muy burro y se llamaba Jardinero. Negro con alguna macha gris, era amable y obediente pero con carácter cuando le salía de la cola. 

El carro y Jardinero eran compañeros de trabajo. 

También en verano se pueden ver los cadáveres del otoño

Muerte en lo natural 01 - 2020

Nunca debería estar prohibido ver el mar

Cogí con pinzas el mar, pues estaba cerrado poder ir a verlo de cerca. Cuando no es posible ver el mar pro una prohibición, es que algo muy grave está sucediendo entre nosotros, algún fallo hemos cometido y no nos hemos dado cuenta. Nunca debería estar prohibido ver el mar.

Lo clavé contra la pared. Y me fui directo a la ducha

Lo clavé contra la pared y me puse a recordarlo. Es el mar. Simplemente el mar como sigue siendo igual de simple desde hace millones de años. El mar. ¡Qué envidia! Pensé en rasgarlo para no seguir viéndolo, pero me tragué la envidia por no poder tocar la humedad. Me fui directo a la ducha.

Ahora es blando y suave, bello. En poco tiempo será áspero, duro y seco.


Curiosamente la vida siempre empieza por unas formas redondeada, casi circulares suaves y sin aristas. Luego le vamos añadiendo detalles, esquinas, genios, formas… y empezamos a cambiar a peor lo que había empezado de forma suave. Es la vida.


Esto será una judía con chorizo, pero de momento en un inicio de vida. Ahora es bello, luego será sabroso pero lo tendremos que pasar por líquidos y calor para ablandando y hacerlo válido. Se habrá convertido en algo seco, duro, áspero. Es la vida.

¿Qué es un cadáver? ¿Cuándo es ya cadáver?

No sabemos bien qué es un cadáver pues los vemos muertos, pero no siempre desnaturalizados, hechos unas piltrafas secas y recomidas. Todos vamos hacia ello. ¿Qué es un cadáver? ¿Cuándo es ya cadáver? Lo sumamente triste y casi asqueroso es creer que un cadáver puede ser incluso bonito. ¿He dicho hermoso en algún momento? Creo que debo callarme.

Flor de fabada, flor del milagro para alimentarse

Una leve flor de sabor, una flor de judía verde, de judía blanca si la dejamos secar. Un milagro de alimento blanco.

No sabemos ni cómo son ni qué color tienen. Todo depende

Mirar y ver. Dejarse contagiar por lo distorsionado. Creer que detrás está algo que no está. solo es nuestra mirada. Colores, formas, desenfoques, bailes de elementos simples que se nos muestran como ellos quieren. Los vemos así o de otra forma, creemos que son como son porque así creemos que los vemos. Pero no sabemos ni cómo son ni qué color tienen. Todo depende.

Casi no los vemos. Mejor así. Este es de un Museo importante

Incluso el cemento quiere mirar. Estos respiraderos o dilatadores de masas pesadas, nos ofrecen esa gris mirada de la incertidumbre. Se rodean de manchas más grises todavía para disimularse entre lo que debe pasar desapercibido. Y nosotros casi no los vemos. Mejor así.

¿Soñar soñando? Puede que si, nunca se sabe

Soñar es un ejercicio que casi siempre hacemos dormidos, sin saber qué soñamos ni para qué. Soñamos sin querer soñar. Y como se nos olvida en realidad no sirve para nada. Soñar despiertos no es soñar. Si acaso ensoñar. que es una manera de escapar de la realidad pero buscano casi siempre el placer, el bienestar. 

El Surrealismo sueña con los sueños. Por eso está debajo del Realismo.

Una hembra y un macho, para un dormitorio antiguo


Estas dos imágenes digitales son del año 1999, cuando casi no había ni programa informáticos para retocar imágenes. Están realizados los retoques en una plataforma de marca Hell cuando eran estos los programas profesionales carísimos que se utilizaban para diseñar y componer páginas. La prehistoria de lo que después algunos llamaron "La democratización del Color".

Se tomaron las imágenes digitales en Cambrils (Tarragona) con una cámara réflex analógica en diapositiva y posteriormente fueron digitalizadas en alta resolución, que ha soportado bien el detalle visto con los 21 años que han pasado. 

Iban destinadas a la cabecera de un dormitorio y allí siguen presidiendo la sala encima de las camas. Unas ramas hembras y unas ramas macho. Un juego de formas, de colores, de tonterías destinadas a la decoración. 

Nada es nunca como nos imaginamos

"Seis trozos de papeles" - 2020 - Zaragoza




Dos veces nueve no son dieciocho. Basura y textos


"Detener al nueve que se multiplica" - 2017 - Logroño

Los mensajes del cartel son tremendamente duros y tontos. La ideología que se esconde dentro de esas frases lleva al caos que parece ser es lo que buscan. Pero el caos para todos, también para ellos, para sus familias, del que es muy complicado salir. En más pequeño advierten de que es para una Huelga General, que luego se demuestra que no sirve de nada, pero en grande dejan el mensaje generalista. Si quieren mejorar algo de la sociedad, ese no es el camino, por operancia lógica. Se avisa.


¿Siempre nos encontramos en un punto?


"Un punto de Logroño, que ya no recordaba" - 2017 - Logroño


Richard Kalvar y su mirada de la sociedad de las personas

El fotógrafo americano Richard Kalvar de  Magnun Photos nos sigue dejando imágenes sorprendentes de la sociedad de la segunda mitad del siglo XX en un trabajo personal que refleja esos aspectos sociales de cada persona incorporados a la vida en grupo, en sociedad que se mueve con impulsos a veces complicados de explicar si no es con imágenes.

Esta imagen que vemos está tomada en Hamburgo (Alemania) en el año 1973. 

"La fotografía está completamente abstraída de la vida, pero parece vida. Eso es lo que siempre me ha entusiasmado de la fotografía"

Un simple alambre de un campo de concentración

El dolor, la historia asquerosa del ser humano, se escribe a veces con un signo, con un detalle de sus herramientas de control, de tortura social, de  poder inhumano. Vemos nuestra capacidad para ser incapaces y siempre tenemos unos pocos segundos de asco social hacia lo que somos capaces. Pero solo son unos segundo.

Es un alambre de un campo de concentración europeo contra europeos. Daría igual si es de 1944 o de 2020. Seguimos moviendo nuestro poder de forma muy parecida, para objetivos muy similares. Somos lo que somos.

¿Las hojas de las flores son hojas o flores?

A veces te entran las dudas más severas. ¿Flores u hojas? Y con la duda te quedas. ¿Pueden salir antes las flores que las hojas? ¿Las hojas de las flores son hojas o flores? ¿Qué opina el tronco de todo esto? Dudas y más dudas. Incapacidades mías.

Lo mejor es envolverla para mirarla desde arriba, pero tapada

Ante la duda de que se pueda escapar, lo mejor es envolverla bien y mirarla desde arriba. Estas casas viejas son un peligro, pues desentonan en la ciudad artificial. Hay que asfixiarlas y vigilarlas de cerca. Y si se empeñan en no hacer caso, hay que envolverlas en andamios para que no se van.

En el fondo de la taza, quedan los posos de la vida agotada

Siempre al fondo está lo distinto, lo atrevido, el poso de la vida que se está quedando fuera. 

Todo lo que nos rodea puede ser repetitivo, pero en el fondo de la taza de la vida van quedando los posos que nos han ido acompañando.

Este año no tenemos huellas para dejar en la arena

Es posible que este año no tengamos huellas para dejar en la arena. Se nos han torcido las defensas y nos atacan los errores globalizados. 

Pero siempre nos quedarán los recuerdos de arenas pasadas, de playas perdidas, de mares tan distintos que siendo todos iguales son incomparables. 

Todo ello: las arenas, los colores, las texturas, las aguas… siguen allí esperándonos. 

Solo faltaremos nosotros… y por un tiempo.