Un simple pino aragonés, de Anzánigo

A veces lo simple si lo miramos de cerca lo vemos menos sencillo, más capaz de crecer y alzarse contra el aire. Es un simple pino, nada más. Bueno sí… que es aragonés, de Anzánigo, y eso marca un poco.

Su capacidad de crecer viene de dentro, como en todos nosotros. Todo se lo hace él solo. Sabe sacarle sustancia a la tierra, tomar energía del sol e ir creciendo poco a poco.

Como todos nosotros. Así de simple.