Nunca sabemos qué hay debajo de un agujero. No dentro, no, debajo

Nunca sabemos qué hay dentro de un agujero. Pero menos todavía que hay debajo del mismo agujero. Hay que entender que al final del hueco del agujero, sigo "la cosa" el invento, la materia, la chicha. 

Pero si complicado es saber qué hay al final de agujero, saber qué hay por debajo del agujero es la hostia. 

Igual llegas a Nueva Zelanda y todavía no sabes bien qué había debajo del hueco del agujero. ¡¡Uff!!