Las dos partes desiguales de lo mismo

Todos estamos partidos como poco en dos partes iguales y totalmente diferentes. Pero siempre nos miramos entre una parte y la otra, e incluso nos movemos si queremos para pasarnos del lado oscuro al más oscuro. Somos así de polivalentes. Lo que no quiere decir que tengamos libertad, pues eso es otro tema.