La fotografía viene a nuestro rescate. La fotografía permanece


El fotógrafo oscense Álvaro Calvo nos deja una frase para recapacitar. La memoria tiene un tiempo limitado entre nosotros, pasado ese tiempo empieza a diluirse, cambia en algunos aspectos si lo retenido es importarte o tienda a disolverse si no lo es tanto. Pero siempre nos queda la fotografía para recordarnos los detalles.

Podemos recordar lo sucedido, el momento, pero ya se van difuminando los detalles, los colores, quedando una escena imaginada más que real. Se adapta a nuestro pensamiento y a lo que vamos acumulando con él.

Por eso la fotografía viene a nuestro rescate. La fotografía permanece.