Había que mantener la antigüedad incluso en los impedimentos

En aquella curiosa ventana habían entrado a robar. Tanto que el dueño, algún Conde perdido de la Francia de los Cátaros, decidió impedir más entradas sin consentimiento. Y puso la espiga de hierro para impedirlo. Había que mantener la antigüedad incluso en los impedimentos.