Dos medias ventanas que unidas no eran ni una

Detrás de la ventana… nada. Dentro de la ventana… nada. Más que una ventana era una verja adosada a una vieja idea de ventana.El tiempo había pasado y casi arrasado por la ventana. Por fuera y por dentro. Y yo entonces decidí partirla por la mitad. Para que hubiera dos medias ventanas.